domingo, 10 de agosto de 2008

Rodolfo A. Álvarez: 2 Poemas


IMPLORACION CADUCO



es duro el gran toreo

de astas bien peinaditas

que reglan sumo goce

de tanta recosida rapaz vena o venita

yo labio arcaico tajo

me arreglo en remisiones

como atajos circundo

cual gatuno espejado

la luna de su sitio

no es labial

pero es grueso

el vocablo al atraque

do palabra la noche

su miasma de migajas

y sé que recomienzan

los venteos las solfas

los sufis al ataque

de un macizo golpeado

a larga tropelìa

imploro lo demente

ni célibe ni ausente

es tradición argenta

ya no seguro en nada

pero ante la tan guasa

región donde morirse

una va y pela empero

con los pelos parados

un asco de ser vivo

de tanto ver mortales

culecos parloteros

que nos han atorado

mortal la mortadela!

y ni una gota apaga

esta verano plana

de atravesar relojes

que imploración caduco

imbricando en colores

de gestual descompuesto

imito hèroes no héroes

me derroto en tal suerte

mi libro no es dorado

ni esplende tan atraigo

se dice y dice desde

lo que desdice el dicho

de hablar y no dar charla

tal cual agua que duerme

y despierta y ya mira

la región tropelìa

que armaba los vestales

dones son recompuestos

por donde la carcoma

te fué ya ni que comas

el vocabla al atraque

la savia que circula

la pampita letancha

que baba duerme en darnos

y asì nos proseguimos



luz cima imito a Lázaro

como Leiris o eclipses

no hablo en lengua extraña

desprovisto en insomnios

hago raccontos cuentos

misivas del desgarròn del ánimo

asomo y doy deslome

imploraciòn de súplica

palitos en la tanta

tic tacs del ofrendado.






PALOTE A ODA HENCHIDO



a empellones a hormones que siempre golpetean

al gritito al nonada del sufrir anodino

cual cola de monito en atrape atrapado

y modales lejanos en tabla salmo henchido

una vìscera viva un cansancio de perro

por los cada reflejos que habitan la dureza

especialmente pisos de pisoteado encanto

este rayón palote cualunque intraveneado

no aprender todavìa el gusto no encontrado

ni deletrear el rostro sin gestos de va gratis

lo que por otra parte -empellones mormotes-

le prende un cigarrillo para incendiar los males

que guerrean la estruja

y maquinan la triste

de la cruel novelita.



Rodolfo A. Álvarez
de Palotes en la súplica (1998 - 2001)
Enviado para compartir por Rubén Vedovaldi