jueves, 21 de agosto de 2008

En defenda de la Democracia ¡Ni un paso atrás!

"EL PAÑUELO SON NUESTROS HIJOS, SOMOS LAS MADRES, ES LA PLAZA, SON USTEDES"


La Asociación Madres de Plaza de Mayo, acompañada por estudiantes y docentes de la Universidad Popular, amigos, militantes, organizaciones sociales y políticas, y colaboradores en general; abrazó el pasado lunes 18 la Casa de Gobierno con cientos de pañuelos confeccionados con la consigna "En defensa de la democracia, ¡Ni un paso atrás!".
Casi mil personas se congregaron en la Plaza de Mayo para participar entusiastamente de la Campaña contra el pretendido avance de la derecha, gestora y cómplice del genocidio de ayer, y hoy al acecho para impedir la redistribución de la riqueza.
Niños, jóvenes y adultos se sumaron activamente a la actividad y anudaron los pañuelos a unas cañas tacuaras para construir un muro alrededor de la reja que marca el perímetro de la Casa Rosada que, de esta manera, quedó, literalmente rodeada de pañuelos como símbolo preciso de la defensa de la democracia.
Los pañuelos habían sido pintados en dos jornadas convocadas por la UPMPM, el sábado 5 de julio en Florida y Bartolomé Mitre; y el sábado 26 de julio en Parque Centenario. Además de los aportados por las delegaciones de Madres del interior del país, y de las organiazaciones políticas y sociales que tomaron la campaña en sus manos.
Así, una vez más, las Madres marcaron el camino en apoyo de los intereses populares, poniendo a disposición la firmeza y dignidad del pañuelo blanco para que nuestro pueblo afiance su unidad y fuerza liberadora, en defensa de la vida contra la muerte.

A continuación el discurso de Hebe de Bonafini:

"Compañeras, compañeros,
Hace dos meses que empezamos esta tarea. Hace dos meses que los que se quieren apoderar del campo estaban embravecidos y nosotras empezamos a pensar que había que defender la democracia que costó tantas vidas. Que el día de San Martín era el día. San Martín, nuestro héroe, nuestro prócer, que según Rodolfo Walsh está tapado por las estatuas, por eso no lo conocemos bien. Mucha estatua, poco hombre. Y es el hombre más grande que tuvo este país y elegimos este día para hacerlo. También para reivindicar la bandera, la patria, el himno para que ellos no se queden con nada porque la derecha siempre se apropia de todo. Y pensamos en este día. ¿Cuánta gente vendrá? No importa, importan los que van a participar. Y participó todo el país con un pañuelo con dos, con tres, pintados de una manera o de otra. Y esto es lo emocionante, la participación. La gente entendió que no estamos defendiendo un partido político. Que estamos defendiendo un proyecto, un proyecto que costó muchas vidas. Y que no nos podemos olvidar qué pasó. La dictadura, que siempre apoyaron estos que se llaman del campo, la Sociedad Rural, siempre fue apoyada la dictadura por ellos. Mató, torturo, violó, destrozó, quemó libros, quemó casas, quemó personas. Quemó, quemó y quemó y metió miedo. El robo es lo de menos compañeros, porque el robo es casi capitalista. Lo que nos robaron no me importa porque de la casa se llevaron lo mejor que teníamos. Mi hijo no es una heladera. Mis hijos no son una heladera. Nuestros hijos son la vida. Y después vino Alfonsín que nos engañó, que nos traicionó. Entrábamos a un lugar a comprar algo y cuando salíamos valía el triple. ¿Nos olvidamos de eso? De que los pesos tenían ceros, ceros, ceros, millones, millones, millones. ¿Nos olvidamos de la obediencia debida y del punto final? ¿Nos olvidamos de esos miserables? No nos podemos olvidar. Y después vino Menem. Ustedes se acuerdan que cuando vino Menem, hubo hambre, hubo cólera. ¿Se acuerdan que hubo cólera cuando estaba Menem? ¿Se acuerdan que robó el país? ¿Se acuerdan que los niños se morían de hambrea montones, millones de niños? Menem, De la Rúa, lo peor de lo peor. Y todo ese tiempo mataron gente, murió gente. 2001 ese terror, que pasó, cuántos pibes murieron en esta Plaza, cuántos más murieron después, todavía. La democracia esta nos costó mucha sangre al pueblo. Y acá no hay grises, o estamos con el proyecto de este gobierno o estamos con el enemigo. No hay grises.
Hay muchas cosas que faltan claro que sí, quién puede decir que tenemos todo. Pero todo se consigue de a poco. En tan pocos años no podemos hacer de nuevo lo que destrozaron todos los demás. Por eso no nos tenemos que olvidar. Buscar los periódicos, del 83, del 84, del 85, de la dictadura ni les cuento. De eso hablamos casi todos. Los juicios son una muestra, faltan miles de condenar, faltan claro que sí. Quien sabe los años que van a pasar. Por eso las Madres, entre seguir participando directamente en los juicios y construir este país haciendo la revolución, elegimos hacer la revolución y construir este país; y que en los juicios queden los abogados.
La revolución se hace haciendo. La revolución se hace poniendo el cuerpo. La revolución se hace diciendo "No pasarán". Porque si los que se dicen del campo, que son los que quieren afanarnos el campo, la derecha toda se quiere presentar a elecciones si gana, nos lo bancaremos. Pero no los tenemos que dejar entrar por la ventana, porque como son todos basuras no los quiere nadie, ni nadie los vota. Y por eso ellos quieren entrar por la ventana. ¡Y por ahí no pasarán!
Y no tenemos que dejarlos ganar. No tenemos que, cuando vienen a la Plaza de Mayo, ir corriendo atrás nosotros. Tener la Plaza llena todo el tiempo, y la gente preparada como hoy para venir todo el tiempo. No con un micro o un choripán, tenemos que venir porque tenemos que venir, porque tenemos huevos, porque queremos defender, no porque nos pagan. Hay que aprender a defender esto. El que no vivió la dictadura, que suerte que no la vivió, pero tiene que saber qué pasó. Estaba todo prohibido. Las canciones, los libros, los bailes, la diversión. Todo estaba prohibido; y además la represión, la tortura y la muerte. Eso fue la dictadura, apoyada por estos señores que hoy van a comenzar de nuevo a cortar las rutas. Estos señores no tienen derecho a cortar las rutas porque ya, según ellos, ganaron en el parlamento. Ahora, ¿qué carajo quieren?
Entonces compañeros, en defensa de la democracia, que costó muchas vidas. En defensa de nuestros hijos, que dieron su vida por esta patria. Ustedes vieron que en los juicios, y en los diarios ahora no hay más que fotografías de los represores. Las tapas de los periódicos son Bussi, Menéndez, la Pando. Cuando tendrían que estar llenas de las fotografías de nuestros hijos, no importa cómo se llamen. Son los héroes de esta patria que dieron su vida por la democracia, que dieron su vida por la revolución, esa revolución que amaban.
Defendamos la vida, defendámosla con nuestra propia vida, sino nuestra vida no nos va a servir para un pito, compañeros. La vida va a servir si la ponemos al servicio del otro. La vida va a servir si somos capaces de defender la democracia con nuestra propia vida. No tengamos miedo. Si nos amenazan, que nos amenacen, carajo. Si vienen a arrebatar la Casa de las Madres como vinieron, que vengan. Vamos a empezar todas las veces que sea necesario, de nuevo. Todas las veces que la rompan, todas las veces será así. Tampoco es hablar mucho y hacer poco, porque hay muchos que hablan mucho y no hacen nada. Esto también es cierto, compañeros. Así es que estamos agradecidísimas a todos los que colaboraron, los que vinieron, los que creyeron. No hay que sacar los pañuelos, mañana cuando venga Cristina a la casa de gobierno, tiene que encontrarla cubierta con los pañuelos. Nosotros no los vamos a sacar. Y si quieren cuidarlos, será fantástico, es como cuidar la democracia. Por eso, compañeros, los vamos a dejar. Pero, por favor no los saquen. El pañuelo primero fue un pañal de nuestros hijos, ese pañal que se usaba antes que es de gasa. Y defendimos la vida de nuestros hijos, lo atamos tan fuerte como el abrazo de ellos. Se convirtió en un pañuelo que reclamó vida, y después de la vida reclamó vida y justicia. Aparición con vida, y cárcel y castigo a los responsables. Y hoy reclama vida, justicia y democracia. Y nos defiende, este pañuelo nos defiende con todo, el pañuelo son nuestros hijos, somos las Madres, es la Plaza, son ustedes, son los hombres que trabajan, las mujeres que trabajan, los que no tienen trabajo, los dejados de este sistema, los del Chaco, los de Tucumán, todo el país está involucrado en esto. Si sabemos defender la democracia tendremos el país que nos merecemos. Si no, la verdad es que vamos a tener lo que nosotros estemos forjando. Forjemos el país por el cual nuestros hijos dieron la vida. La revolución se hace todas las mañanas, cuando una se levanta, a ver qué es lo que está haciendo para defender esto. La revolución… Los hombres no nacen revolucionarios. Los hombres se hacen revolucionarios. Y la revolución es un acto permanente, es como la utopía, como el horizonte, una camina, lo busca y lo busca y nunca lo alcanza. Eso es la utopía, no alcanzar la propuesta de lo que queremos para luchar toda la vida, toda la vida hay que luchar, es la cosa más hermosa. Vivir luchando, con pasión, apasionadamente. No se puede estar cansado cuando se lucha. El que se cansa cuando lucha que se quede en la casa, porque ese no sirve ni para perro, con el perdón de este perrito que nos acompaña siempre. Por eso, compañeros, no les tengamos miedo a las palabras, no les tengamos miedo a las palabras. Reivindiquemos la revolución. Reivindiquemos a nuestros queridos y amados guerrilleros. Reivindiquemos todo lo que en esta vida nos ha tocado pasar. Y sobre todo, compañeros, pensemos que esta democracia costó miles y miles y miles de vidas. Que no está terminado, que el enemigo siempre está alerta, que la derecha siempre quiere entrar por la ventana, que los milicos siempre están alertas. Gracias Nilda Garré por ser tan valiente. Desde acá, le volvemos a pedir a nuestra querida Presidenta que sea valiente, que siga sosteniendo y defendiendo el 82% para los jubilados y un aporte universal para todos los niños de este país, de los trabajadores más pobres, para que puedan ser felices, puedan vivir, estudiar, ir al cine, ¡por qué no carajo! También los niños tienen derecho a divertirse. Desde aquí te lo pedimos Cristina, en esta defensa de la democracia, que todavía es incompleta, que tiene que ser participativa, que por ahora sólo es representativa; pero tiene que llegar a ser participativa, porque así no va a haber traidores que nos voten en contra. Muchas gracias."

Hebe de Bonafini
Fuente: http://www.madres.org/asociacion/novedades/novedades.asp