domingo, 3 de agosto de 2008

Cristina Villanueva: Regalo de amor


El le dijo que le regalaría la luna si pudiera. Se subió a una escalera, no pudo, estaba muy alta y tenía que nadar en ese cielo oscuro de las ciudades, se enganchaba con antenas que servían para que de las cajas cuadradas, salieran palabras que hacían que los que las recibían se quedaran callados. A él le gustaban las palabras de ella que miraba los ojos de él, nolas cajas que despertaban silencios. Los ojos de él eran pantallas abiertaspara ver el mundo. Más hablaba ella, más quería el regalarle la luna.
Un día se la trajo. Ella abrió el paquete encontró una luna, redonda, clara, a veces derritiéndose, otras erguida.
Todas las noches se acercaba a esa luna de la revuelta, la luna del deseo, con hebras de pasto y suaves aromas de infancia. Un día se animó, la tocó con la boca, se dio cuenta que era un maravilloso queso que guardaba en su interior palabras de Calvino, las artesanías de antiguos campesinos, la historia del mundo en pedacitos.
Cuando el llegó, ella le sirvió trocitos del secreto de él, con vino.
No quiero contarles lo que siguió, si desean saberlo apaguen esa caja repetidora del más pobre sentido común, busquen en los ojos de un él o una ella, la luna, el mundo, o lo que quieran, y verán como sigue la historia.

Cristina Villanueva
libera@arnet.com.ar

2 comentarios:

mercedes sáenz dijo...

Me encantó todo ese principio de la luna en caja y después que al que quiera saber el final apague esto y mire a su alrededor para ver el final!. Un abrazo Mercedes Sáenz

Anónimo dijo...

Cristina nos hace El regalo de Amor en mini cuento que es maxi verdad. Todavía es posible la función erótica sin espectadores; el deseo, los orgásmicos sueños, todos los sabores, sonidos, colores, formas y acciones de la felicidad sin cortes,
pero hay que APAGAR la caja porque si no, la caja apagará nuestra energía erótica y lo mejor de cada uno en amor vivo. Rubén Vedovaldi