domingo, 24 de agosto de 2008

Andrés Aldao: La Urbe Eterna


La Urbe Eterna

Recitado a doble capella

Dedicado a Aníbal Sciorra*

(y a Buenos Aires fervor y tango)

Gardelito es el “viejo reloj de cobre” que convoca, en los crepúsculos que fenecen, a los espectros que retornan durante las tinieblas de la noche para una nueva ronda nocturna por los barrios y las calles de la Urbe Eterna.
Salen en tropel y cabizbajos el viejo violinista de blanca melena; milongueros con lengues anudados y compadritos acamalados que ya no son; papusas con timbetis de pulsera negra que resaltan dobles ochos en pistas ausentes del suburbio; los chochamus de traje cruzado que rumbean a la milonga patoteando giladas; percaleras, venidas a más y repintadas a todo trapo, que lucen fugaces chafalonías en la soirée de los clubes de barrio reclinados sobre la barriada...
Pasan frente a cafés de estaños tumbados por la piqueta impiadosa, espejismos estriados por el tiempo, con sus mesas de billar ávidas de carambolas que emigraron al panteón rioplatense del ayer. Los fantasmas trasparentes de antiguos parroquianos se ponen de pie, alzan las cañas y ginebras y de un saque se las echan al garguero reseco de nostalgias, mientras agitan las manos en alto en su chau che a los antiguos espectros de la Buenos Aires “...húmeda, atroz e irrepetible”.

Se desplazan por esas calles agobiadas de vejez, cruzan esquinas sin nombre; vislumbran boliches que despegan de la desmemoria en vigilia. Es la urbe melancólíca y dolida, tímido rubí opacado, huella mustia del pasado.

Ciudad ciega y melancólica; rejunte de amigos que ya no están. Fantasmas y sombras de violines empilchados de esmoquin, fuelles de percal y funyis requintados, refucilos de neón 2x4 que alumbran las noches porteñas... Que bordonean, perpetuos, compases de tangos, valsecitos y milongas que se niegan a dejar el ruedo de la nostalgia.

Y cuando la madrugada derrama su último suspiro, los espectros y sombras de la Urbe Eterna marchan en silencio por la Corrientes angosta, la calle que nunca duerme, para ir a atorrar el sueño fugaz de la alborada en los callados jardines de la vieja Chacarita. Es cuando la fulgencia perenne del bronce Gardeliano les da una nostálgica bienvenida y los recibe con su sonrisa rioplatense, tan ancha como el más ancho, barroso y amarronado Río de la Plata. Como una carcajada de añoranzas a mitad de camino entre orres pelandrunes y percantas mistongas. Como la Urbe Eterna, che Buenos Aires, que nunca dirá su adiós definitivo. Y "si no fuera así, ay qué gran tristeza...”. ■

Andrés Aldao
http://escritosdeandresaldao.blogspot.com/
(del libro de Andrés Aldao y Ernesto Bavio. A + B MEMORIA COTIDIANA)


* Aníbal Sciorra, poeta, escritor, editor, colega, corazón sensible y amigo

2 comentarios:

Avesdelcielo dijo...

Nostalgia de fuelles, amigos, madrugadas, en un esbozo escrito desde el alma, y desde el alma de una calle Corrientes angosta,para Buenos Aires Eterna.
Un placer re-leerla.
MARITA RAGOZZA

mercedes sáenz dijo...

Es la música de los escritos de Andrés que se despliega cómo nostalgias que llegan a sobre volar Buenos Aires. Texto que es un placer leerlo!. Un abrazo. Mercedes Sáenz