domingo, 10 de agosto de 2008

Pere Bessó: Remember me



REMEMBER ME(*)



The perfect day is like pain, years later, pain without the pain.

Eye of the Blackbird

Mary Ann McFadden

1



Dona de la damnació,

sargantana

davant dels gats andoiadors cada nit,
els budells del desig fragmentari

esbargits per la moqueta

o anats de barrila,

dona de l'abandó en cantonada,

dona de ferum,

espessa,

dona de la retribució molla i tèbia

al meu tovalló de paper,

gitada a cara o creu a la cistelleta desaprofitada,

guarnida amb engrunes

i pells de fruita

i pellofes de ceba
i llunes d'ungles tallades

i pèls repescats dels albellons,

amb les xinxes i caparres de la cançoneta infantívola esclatades,

dona que dóna i lleva,
oblida'm en el teu dolor,

gira'm la cara en el teu sofriment,
tanca'm els teus ulls en el forn de migdia
mentre comences el cercle de mala recalçada

o l'àpat de les bèsties

darrere de la cortina de pluja.
Quan les abelles lliuraran el teu suor a la seua regna,
quan els teus àcids lleparan la ronya del desencís,

quan els teus delicats ossos cauran

en panera de vim

on jau la pedra de calç,

quan al capdavall t'hauràs xarrupat la set

dels escorrims a l'encop de l'arbre,

pensa en mi, oh dona nina,
quan la lluerna de l'únic toc durable

s'encendrà dins de tu,

alé simplicíssim,

recorda'm.



2



La meua rònega ars amatòria,

com si m'hagués alletat el pit d'una donzella ensinistrada,
i només hi trobe esberles de llum,
la por guerxant i torta dels cossos de l'estimada,
i és així que esdevinc un estrany per a mi mateix.

Boig no,

però desproveït d'ungles a prova d'estrips,
avorrit com una bleda del meu íntim renec,

fletxes del buirac de la solitud escruixint-se al món
com cordes de violí aixafat pels nazis.
A voluntat, però, cada cor el centre de tota cosa,

cada cuc torna el destí de la poma al brancam de l'arbre
en caure dins de la poma a terra,

deixant-hi els seus ous,

la seua seda,
el seu dia perfecte.








REMEMBER ME (*)



The perfect day is like pain, years later, pain without the pain.

Eye of the Blackbird

Mary Ann McFadden


1

Mujer de la condenación,

lagartija

ante los gatos callejeros cada noche,
las tripas del deseo fragmentario

escampadas por la moqueta

o idas de jarana,

mujer del abandono en esquina,

mujer de husmo,

espesa,

mujer de la retribución muelle y tibia

en mi servilleta de papel,

echada a cara o cruz en la cestita desaprovechada,

guarnecida de migajas

y pieles de fruta

y peladuras de cebolla
y lunas de uñas cortadas

y pelos repescados de los albañales,

con las chinches y caparras de la cancioncilla infantil reventadas,

mujer que da y quita,
olvídame en tu dolor,

vuélveme la cara en tu sufrimiento,
ciérrame tus ojos en el horno de mediodía
mientras comienzas el círculo de mal recalzo

o el ágape de las bestias tras la cortina de lluvia.
Cuando las abejas libren tu sudor a su reina,
cuando tus ácidos laman la roña del desencanto,

cuando tus delicados huesos caigan en canasta de mimbre

donde yace la piedra de cal,

cuando finalmente hayas sorbido la sed

de los regueros en la copa del árbol,

piensa en mí, oh mujer niña,
cuando el tragaluz del único toque duradero

se encienda dentro de ti,

aliento simplicísimo,

recuérdame.



2



Mi escueta arte amatoria,

como si me hubiera dado el pecho una doncella desahuciada,
y sólo hallo astillas de luz,
el miedo alabeado y torcido de los cuerpos de la amada.
y así es como me vuelvo un extraño para mí mismo.

Loco no,

pero desprovisto de uñas a prueba de desgarros,
aburrido como una acelga de mi íntimo reniego,

flechas de la aljaba de la soledad estremeciéndose en el mundo
como cuerdas de violín aplastado por los nazis.
A voluntad, no obstante, cada corazón el centro de toda cosa,

cada gusano devuelve el destino de la manzana al ramaje del árbol
al caer dentro de la manzana a tierra,

dejándole los huevos,

la seda,
el día perfecto.



Pere Bessó
perebesso@hotmail.com

(*) Inédito de "Les roses de Lancelot" (2006-2007). El título del poema se debe a un homenaje de la canción de los Platters, aquel grupo inolvidable de los 40 y 50. Seguramente recordarán, entre otras, My serenade, Only you, Smoke blinds your eyes (o algo parecido)...
La cita del poema es de la gran poetisa Mary Ann McFadden, aunque poco conocida entre nuestra gente, y pertenece al poema El ojo del mirlo, y es verdaderamente preciosa:

El día perfecto es como el dolor

años después,

dolor sin dolor.


Traducción al catalán de Pere Bessó

2 comentarios:

mercedes sáenz dijo...

Un placer, realmemente para no olvidar!!! Un abrazo. Mercedes Sáenz

Anónimo dijo...

Ja, verjetno zato je