domingo, 27 de julio de 2008

Dos cuentos de Leo Maslíah


No es tanto lo que cuenta sino cómo lo cuenta. El cómo se mete en la narración hasta el punto de hacerla irreconocible o, simplemente, destruirla. Así funciona Leo Maslíah como escritor, y no es tan diferente de lo que hace como músico.
Presentamos aquí dos relatos breves de su libro La tortuga y otros cuentos (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1990), reproducidos con autorización de los editores.


Literatura con vallas

El ómnibus se detuvo en el kilómetro doscientos once. Marisa bajó y el chofer también, para entregarle su equipaje. Cuando el ómnibus retomó su marcha Marisa empezó a caminar. Eran parajes de tierras rojizas. Ignoro por qué tenían este color; en verdad no sé nada de geología.

Marisa caminó un par de kilómetros y se sentó a descansar sobre su equipaje. Ignoro si hacía calor o frío porque no sé nada de meteorología (además yo no estaba allí). Marisa quería levantarse y seguir su camino, pero tenía dolores en la pelvis. Nada puedo decir, por desgracia, sobre el origen de estos dolores, porque carezco de los más elementales conocimientos de ginecología.

Mariza hizo acopio de fuerzas y se levantó. Para orientarse mejor sacó de su bolso unos binoculares (o quizá fuera un catalejo; no sé nada sobre instrumentos ópticos) y echó una ojeada a los confines de su visibilidad. Avistó una figura humana, mosqueando en el horizonte. Caminó hacia ella. La figura caminaba a su vez hacia Marisa. Esto es lo que creo, aunque no me respalda en ello ningún conocimiento de geometría.

Unos minutos después la figura se hizo reconocible para Marisa. Era un hombre. Andaba casi desnudo y estaba peinado y maquillado con arreglo a las normas vigentes en el grupo humano, tribu, clan o a lo que fuera que él pertenecía. No quiero dar detalles sobre esto por miedo a meter la pata, ya que no sé absolutamente nada de antropología.

Cuando lo tuvo cerca, Marisa sacó su cámara fotográfica. Creo que se puso a regular el fotómetro, y no sé cuántas cosas más. Marisa era una excelente fotógrafa, pero yo no solamente no lo soy sino que no tengo la más puta idea de cómo se saca una foto. Parece que aquel hombre tampoco la tenía, porque cuando vio el artefacto se asustó. Se acercó a Marisa y le arrancó la cámara de las manos. No conforme con esto, le arrancó también la ropa y —ya con más delicadeza— se sacó él mismo la poca que traía puesta.

Entonces ocurrió algo que que me veo incapacitado de describir, quizá por falta de experiencia personal en la materia. No sé nada sobre sexo, y creo que por ahí corría el asunto. (Perdón si en algún momento me expreso de forma confusa o incorrecta; es que no sé nada de gramática.) En verdad la única disciplina que domino es la literatura. Sinceramente, creo que sé más que nadie en esta materia. Pero ya no puedo escribir más, lo siento. Mi falta de formación en otras disciplinas me lo impide, interponiéndose constantemente entre mi pluma y mis lectores. Esta traba merecería de mi parte, sin duda, un profundo estudio, pero yo no lo puedo hacer porque no sé nada de epistemología.

Sólo me queda entonces decir adiós, y gracias (no sé si corresponde despedirme así; perdón, pero es que no sé nada sobre modales).




La tortuga

Salí a caminar porque me sentía solo y el tedio me abrumaba. Afuera el sol resplandecía. Las nubes también pero más oscuros. Llegué al parque y me llené los bronquios de aire pura. Los ojos de los árboles se movían a impulso de una brisa fresca y delicado que hacía tintinear además los esqueletos de algunos insectos muertas contra fragmentos de botellas rotos. Me acerqué al lago y vi que una tortuga trataba de avanzar por el barro pugnando por llegar hasta el agua. No la dejé. Su caparazón era duro y su semblante inteligente y serena. Me la llevé para casa, a fin de paliar mi soledad. Cuando llegamos la puse en la bañera y me fui a buscar en la biblioteca un libro de cuentas para leerle. Ella escuchó atento, interrumpiéndome de vez en cuando para pedirme que repitiera alguna frase que le hubiese parecido especialmente hermoso. Luego me dio a entender que tenía hombre y ya me fui nuevamente al lago a buscar alga que le resultara apetecible. Recogí pasto y una planta de ojos verdes oscuras. También junté algún hormiga, por si acaso. De nuevo en casa, fui a llevar las cosas al baño, pero el tortuga no estaba allí. Lo busqué por todas partes, en el ropero, la refrigeradora, entre los sábanos, alfombras, vajillo, estantes, pero no hubo casa, no lo encontré. Entonces me vinieron deseos de ir al baño y los hice, pero cuando tirábamos la cadena comprobaste que el inodoro estaba tapada. Se les ocurrió entonces que the tortuga podía haberse metida allí. ¿Cómo rescatarlos? Salí de casa y caminé hasta encontrar una alcantarilla. Levantéi la tapa y me metisteis ahí. No habían luces. Caminéi. Los pies se me mojarán. Una rata morderói. Yo seguéi. "¡Tortuguéi, tortuguéi!", gritéi. Nodie contestoy. Avancex. Olor del agua no ser como la del lago. "¡Tortugúy, vini morf papit!", insistiti. Ningún resultoti. Expedición fútil.

Salí del cantarillo y en casa me limpí y me preparó cafés. Lo tomés a sorbo corta, mirondo televicián. En sópito ¿qué vemos in pantalla? Tortugot. "¿Cómo foi a parar alá?", le preguntete. Y ella dijome ofri con dichosa contestaçao: "No por Allah: Budapest. Corolarius mediambienst cardinal e input fosforest". A la que je la contesté "bon, but mut canalis et adeus, Manuelita".

"¡Nai, nai!", dictio tort, "eu program mostaza interesting".

"Demostric", pidulare.

Tons turtug bailó, candó, concertare, crobacía y magiares, asta que yo poli me zzz.

© Ediciones de la Flor




Leo Maslíah nació en la ciudad de Montevideo, Uruguay. Es compositor, cantautor y escritor. Desde 1978 desarrolla una gran actividad como autor e intérprete de música popular. También es compositor e intérprete de música contemporánea (obras de cámara, electroacústicas y sinfónicas). Editó más de 20 discos de música popular y, como escritor, también superó la veintena de libros (novelas, cuentos y obras de teatro).

La página web de Leo Maslíah es http://www.leomasliah.com/ , y en el sitio http://prairial.free.fr/Masliah/masliah.html los interesados podrán encontrar más información sobre el autor y algunos de sus textos.



Bibliografía de Leo Maslíah
Novelas

Historia transversal de Floreal Menéndez (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1985)

El show de Jose Fin (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1987)

El lado oscuro de la pelvis (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1989)

Tarjeta Roja (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1991)

Zanahorias (Montevideo, Trilce, 1991)

Mentirillas (Montevideo, Arca, 1993)

La décima pista (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1995)

Ositos (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1997)

Signos (Montevideo, Aymara, 1997)

Líneas (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1999)

Estatutos (Montevideo, Cauce Editorial, 2002)

Servicio de Habitación (Ediciones de la Flor, 2002)


Cuentos

Un detective privado ante algunos problemas no del todo ajenos a la llamada "música popular" (Rosario, Cuadernos del TAMP, 1984)

Teléfonos públicos (Montevideo, Monte Sexto, 1987)

La tortuga y otros cuentos (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1990)

El animal que todos llevamos dentro (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1992)

La mujer loba ataca de nuevo (Montevideo, Yoea, 1992)

El triple salto mortal (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1993)

El gentilhombre (Montevideo, Yoea, 1994)

La extraordinaria aventura de Arthur Gordon Pam (Montevideo, Yoea, 1994)

La miopía de Rodríguez (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1994)

La buena noticia (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1996)

Carta a un escritor latinoamericano y otros insultos (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 2000)

Horóscopos y otras sentencias (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 2003)

Poesías y letras de canciones

Hospital especial (Montevideo, Imago, 1983)

Pastor de cabras perfectas (Bahía Blanca, Senda, 1991)


Teatro

Tres obras de teatro (Montevideo, Ediciones de Uno-Yoea, 1987)

No juegues con fuego porque lo podés apagar (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1998)

Telecomedia y otras teatreces (Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 2001)


Fuente: Revista Imaginaria - http://www.imaginaria.com.ar/