domingo, 13 de julio de 2008

Diana Poblet: 2 Poemas


Tanka Ritual

Temblor en charcos
hoy que marcha al trote
un caballo gris
cobija mi tempestad
inútil grito mudo

que aparezcas
y fuesen sólo sueños
el faro quieto
la vela titilante
abrazo de abismos.

Es esa luna
la misma del sábado
la del molino
la que amó el prado
donde te encontrabas.

Hoy que no basta
con abolir silencios
sólo recordar
un perfume de bosques
una voz de abedul.







Abuelo Pablo

Te dejé olvidado entre lápices de colores muy usados
y un nido de horneros deshabitado
ahí estarás protegido de tormentas viejas
y poemas nuevos
para siempre tuyos los pasos de mi infancia
los maceteros de malvones rojos
y el perfume dulce de violetas invasoras
en ese jardín eterno adonde moriré niña y saltando a la soga
recogiendo hojas de laurel para la salsa de tomates
corriendo incansablemente a los patos.
Aún me observas
encendiendo eternamente la pipa
tras los anteojos redondos y dorados
flamean al viento tus bombachas de campo
permaneces
atornillado al suelo por tus alpargatas negras.
Mi tiempo es mentira
aún estás ahí
enseñándome a tomar mate amargo y a montar
mientras la Patagonia se desenrosca en mi pelo
y un caballo que no entiende de linajes
me vuelve a arrojar cerca de la tranquera
ilustrando tu iracundia
no fuera cosa que se rompiera tu muñeca
y su mágica sonrisa de chocolate.
Ninguna mano tan enorme
ningunos ojos tan claros
ningún silencio tan palabra.
Ningún abuelo en tu sillón
donde reinabas mi infancia.
Antiguo rey de corazones.




© diana poblet
Tengo un frasco de luciérnagas para iluminar la noche que llevo encima-

diana poblet

5 comentarios:

Gabriela dijo...

Queee belleza el poema "Abuelo Pablo", de corazón hermoso...

Gabriela Abeal

diana poblet dijo...

Gracias Aníbal por ese bellísimo posteo y gracias Gabriela por tu palabra y tu tiempo para comentarlas.
Los abrazo,
d.

Anónimo dijo...

¡Hermoso y de emoción contagiosa! Alda Salzarulo

Cecilia dijo...

Te felicito por las imágenes de tu poema "Abuelo Pablo". Realmente lleva al lector a imaginar cada una de tus evocaciones. El campo, "donde moriré siendo niña", tiene esa magia y a la vez esa nostalgia que destilan tus versos.

diana poblet dijo...

Gracias Alda y Ceci, un abrazo a las dos. Me encantó la lectura que hicieron del poema.
abrazo,
d.