domingo, 8 de junio de 2008

Cristina Villanueva: El Editorial de "Te doy mi Palabra"



Patria es esta misma

Con el mismo dolor de un rincón turbio
-ahumado de blasfemias-
y la misma alegría de las plantas
en la serena beatitud del barrio.
Raúl González Tuñón


Patria

La acción no debe ser una reacción, sino una creación; se leía en mayo en
las paredes de París hace 40 años. Ustedes dirán - estamos en junio-, hay una
pequeña disparidad entre el tiempo enel que escribo y el tiempo en que me
van a leer que espero no nos aleje. Además las irrupciones contra el
sentido común de un momento, como fue ese mayo, pueden alumbrar otros
tiempos. La historia parece actuar así, se avanza, se retrocede y hay
semillas que quedan y germinan sorpresivamente.
Como mayo y junio están ligados con símbolos patrios:
cumpleaños, escarapelas y banderas podemos reflexionar acerca de ellos. En una
sociedad de mercado ¿a quién pertenecen los símbolos? ¿Al grupo económico
que pueda costear un buen marketing? Por supuesto cualquier sector es dueño
de intentar ganar más dinero, pero la pelea por tratar de bajar el monto de
un impuesto no le da a nadie el derecho de apoderarse de los símbolos.
Recuerdo que la última noche de varias dictaduras nos reuniamos en la Plaza
a cantar el himno (después de las doce) era la alegría de esperar la libertad
y de recuperar ese canto a la patria que los militares habían expropiado
en su beneficio.
La patria somos todos, una mezcla compleja, a veces triste, otras
alborozada. Los que quieren simplificarla al trazo grueso de un ombú, una
vaca, una cruz o una espada, dejan afuera tanta riqueza. Porque la patria
incluye a los que piensan como nosotros y a los que no. Al campo y a las
ciudades. A los hombres y a las mujeres(vieron que en la relación patria con
campo, ejército e iglesia, las mujeres tienen un bajo nivel de
representación). Los niños y las niñas, son la patria, no el futuro de la
patria. Los jardines botánicos, la voz de Cortázar diciendo "te quiero
país", los quioscos de diarios, el mar mirado desde lo alto,la llanura que,
según Borges, a veces parece que va a hablar. Los poetas,los cuenteros, las
mujeres que trabajan en servicio doméstico y posibilitan que otros puedan
hacer distintos trabajos, los plomeros, los pintores que maquillan las casas
como el arte de lo sencillo, preguntenle a mi amigo Aldo cuánto se pone del
cuore en un pincel. Los que se fueron exiliados y no volvieron pero están
siempre caminando Corrientes (como mi amigo Andrés) los nómades y los
sedentarios. Esa calle de la calle Garay con un Aleph, la Puna, la voz de
Liliana Daunes brindando un banquete de poesía por la radio, el dulce de
leche, las pizzerías, María Soledad, las marchas del silencio en Catamarca y en
Congreso. Los campos de golf y los basurales. El café, el té, el mate, los
alfajores Havana. Todos los que llegaron con distintos acentos, las lecturas
de la generación del 27 de España. ¿Quíén podría afirmar que no son
nuestros García Lorca, Miguel Hernández y Rafael Alberti?. La esquina de Córdoba y
Pueyrredón y ese cruce de calles en la ciudad de Corrientes con nombres que
desconozco.
Paraná con la limpia belleza del río, el Monchi, la risa, los crepúsculos, los
otoños, San Rafael y los amaneceres. Los monos Caruyá que se despiojan con
una gracia que podríamos imitar, los libros de ingles y de italiano, las
películas francesas y las iraníes, los que me van a criticar por lo que dejé
afuera, los que se van a reír. La feria del Libro, los encuentros de teatro, de
cuentos, de cine, de tango. Los que tienen tierras y los que tienen macetas, los
que se van a juntar en Rosario y los del Bar El Cairo y por supuesto
Fontanarrosa que nos hace tanta falta.

(Extraído de el editorial de "Te doy mi Palabra", publicación del "Círculo de Cuentacuentos", Junio de 2008)
Cristina Villanueva

2 comentarios:

mercedes sáenz dijo...

Magnifico escrito Cris, un paseo por la nostalgia y la belleza, por los pasillos de la reflexión y de los cuestionamientos del cambio de algunas cosas sencillas. Con Fontanorrosa,sombrero aparte,(había puesto magnífico), borralo quiero poner increiblemente genial. Lo mejor es que yo sigo creyendo que está acá. Lo pero es cuándo me doy cuenta que no es tan cierto. Felicitaciones. Mercedes Sáenz

RONALDO ARIAS dijo...

Hermosas palabras que leo por segunda vez.
La primera en el editorial de "Te doy mi Palabra", que llegó a mis manos y que me recuerda algunos lindos momentos.
Lic. Roberto Blanco