domingo, 8 de junio de 2008

Guillermo Saccomanno: 78


Por Guillermo Saccomanno

En la noche del centro, la multitud. Banderas, bocinas, cánticos. En una esquina, se encuentran dos hombres. Dos años sin verse. Los dos cambiados. Estás igual, se mienten. Lo que compartieron, se acuerdan. No necesitan decírselo. Los dos piensan que el otro había sido chupado. Tampoco lo dicen. Alrededor, la fiesta popular. La emoción de los dos, la misma. Dura poco. Si los dos están vivos, el otro puede ser un delator. Los dos, apurados, vuelven a perderse en la multitud. Ninguno imagina que el otro se salvó de milagro. Los dos, ahora, cada uno por su lado, se dan vuelta para ver si el otro lo sigue.

Fuente: Suplemento "Radar", Diario "PáginaI12", 01.06.2008
http://www.pagina12.com.ar/

1 comentario:

mercedes sáenz dijo...

Estoy recorriendo las novedades del mes. Ni siquiera me gusta usar la palabra calidad cómo el producto más vendido. Tienen otra cosa probablemente más parecida a la dignidad, al compromiso, a la postura, a estirar con fuerza la boca y las manos cuándo hace falta. la de dejar un doble mensaje cuándo deben pensarse varias cosas. Elegí aquí poner el comentario porque Guillermo me parece un escritor increíble, porque este texto me encantó. Quien tiene la villa incorporada, tiene los inteligentes pensamientos de este caminante por esos pagos cuándo le es posible. Un abrazo. Mercedes Sáenz.