domingo, 13 de enero de 2008

Demasiadas tormentas sobre Nicaragua


Por Cristina Villanueva
El viento no sale en las fotos, su furia, su violencia, tampoco el ruido del miedo ni el olor de comida pobre. No se saborea en la foto lo dulce de un país. Cardenal y Cortázar juntos en Solentiname antes del Apocalipsis. La isla como una pintura ingenua, el gesto del paisaje regalando azul para lago y cielo, los poetas inventando prados de amapolas, inventando escritura. Los muertos si aparecen, derribados por balas contrarias o lluvias o aludes, en esos lugares donde todo se opone a la esperanza... Se presienten detrás de las imágenes acorralando ese país, pequeño carozo de durazno de múltiples hilos rojos en la pulpa de lagos y volcanes.. Se transparentan en algún lugar no revelado de la foto los deseos de vida. Desmesurado sueño: vivir, para tanto huracán.


Cristina Villanueva
libera@arnet.com.ar