domingo, 27 de enero de 2008

2 textos de Viviana Pelle


Viviana Pelle



Quiero saber si esas almas de lazos de amor me han conocido y quiero cumplir sueños olvidados ayer, anteayer o ahora mismo.


Nadie me habla. Mis ex –novios están todos desaparecidos. El arte de la magia anda vagabundeando fronteras sin límites. En mi propio mapa no encuentro alma alguna que me haga volver a soñar con poder amar. ¿Adónde se quedaron los mundos de besos y promesas? Quiero rastrear en las raíces de mi árbol genuino y cada rama me dice que anda adoleciendo heridas que sangran a punto de que el corazón se les sale de lugar y los comprendo porque es lo mismo que me sucede a mí en estos días de sol sin agua, de luces sin estrellas y sin lunas.

Quisiera atrapar un sueño propio al vuelo. Cumplir con mis propias promesas de mejorar poco a poco. Ser un poco más habladora, si es que no lo he sido lo suficiente para que mis amores, ahora, no me hablen o no me reconozcan, o que aún ni siquiera me hayan conocido.
(23/01/08)




Una reina llamada Soledad.

Estoy harta, me harté de todo. Ya no existe nadie. Hasta mis sueños se llevaron. Estoy blanca, estoy intacta, estoy seca como una hoja verde otoñal. Estoy sola en mi soledad que parece la soledad mas sola que pudiese existir en este planeta de gente sola; de todos soy la que dirige todo mi mundo de soledades. Soy una reina llamada Soledad. ¿Por qué se llevaron todo? ¿Por qué arrastraron mi ser hasta hacerme enloquecer de soledad? No me han querido y ni los perdono ni dejo de perdonarlos. Cuando un alma vaga sola nadie la deja en paz y piensan que con ella pueden hacer lo que quieren. Pero a vos, si, a vos, te digo que no es así, que estás muy equivocado y que no me conocés y si no me conocés no podés amarme. Entonces yo te dejo solo y me voy con mi soledad arrastrándola por las paredes hasta llegar a ver los mares o ríos apenas surcando el horizonte en las fronteras del que ordena que las mismas deben existir. Mi amor no tiene fronteras, como tampoco mi existir en esta vida. Es por eso que me voy y huyo de las almas que jamás pudieron amarme ni podrán hacerlo jamás porque ni siquiera me han preguntado quién soy y que hago yo aquí en este mundo y no saben absolutamente nada de mí, de mi soledad vagando por calles oscuras de lentes oscuros en los días de la noche. Si se llevaron todo es mejor así, que me esconda en la orilla junto al río marrón de soledad con soles gigantes, aún más grandes que el mismo río. Y a vos te digo, a ustedes, que quiero vagar mis penas de mis sueños de desamores y recuperar mis sueños de poder amar y ser amada de verdad, de una vez y para siempre.
(24/01/08)

Viviana Pelle
http://www.pelleviviana.blogspot.com/