domingo, 25 de noviembre de 2007

Julio Carabelli: Argentina y Venezuela

Tuve el honor de ser invitado al Sexto Encuentro Internacional de Poesía en la Universidad de Carabobo, Venezuela.
Los poetas que intervinimos no estábamos al margen de los sucesos que conmovían a Caracas y a toda Venezuela por el discurso del general retirado Raúl Baduel, ex Comandante del Ejército Bolivariano, apoyando a la oposición después de haber, prácticamente, entronizado a Chávez, compañero de luchas y padrino de una de sus hijas.
Para algunos de nosotros fue un privilegio el ser testigos de un momento que se puede llamar histórico por la trascendencia y a los pocos días sucede el hecho de La Cumbre en donde el Rey de España (un anacronismo en estas latitudes), manda callar a un Presidente Americano como si fuera Hernán Cortés desembarcando en México.
Independientemente de la opinión política de los ciudadanos americanos, porque esto nos concierne a todos desde Argentina a México, hay algo que debe estar claro para todos:
Las empresas, españolas o no, son creadas para ganar, para hacer "negocios" (negación del ocio) por sobre todas las cosas, y acrecentaron su potencial dentro de la globalización, etapa del capitalismo salvaje. Tal vez ni los mismos gobiernos que han surgido últimamente en América pretendan otra cosa que no sea humanizar ese capitalismo para que sus pueblos vivan mejor, como deben vivir los seres humanos eternamente expoliados por sus dirigentes (traidores a la patria) y las empresas "civilizadoras". Por eso es auspicioso que una voz se eleve clara, como rugido de león americano, para romper con tanto protocolo e hipocresía, y poner los puntos sobre las íes.
Deben estar orgullosos los venezolanos, gusten de Chávez o no, y debemos estar agradecidos todos los pueblos americanos por la defensa de nuestra casa. Hay que cuidar la casa, la casa de todos y parafraseando a Adhely Rivero, poeta venezolano, tratemos de que no se nos adelante nadie y la transforme en tienda.

Julio Carabelli
Escritor argentino
poetasdelnoa@gmail.com