sábado, 10 de noviembre de 2007

Cristina Villanueva: Respuestas a "En viaje"

Por lo injustamente atacada que es Cuba de todas las maneras posibles y
como he recibido respuestas a mi primer texto, decidí enviarlas como un
collar de solidaridades.
Cristina Villanueva


Cristina:
Gracias por ese escrito, pero le agregaría más.
Te diría que yo todos los dían ando en guagua y camino largas distancias.
En mi trayecto me encuentro la embarazada que va a consulta, el niño
hacia la escuela, los adultos a sus obligaciones y los ancianos a sus
labores. Vivimos preocupandonos y ocupándonos de los problemas ajenos con
el único afán de ayudar y ser solidarios. No media pago alguno y es común
que alguien te lleve la bolsa pesada en la guagua y te den la mano cuando
vas a bajar sin conocerte.
Puede ser que en el camino encuentres a una persona que te hace la
historia de su vida para comentarte los avatares por donde pasa pero en
realidad quisiera orir otra peor para solidarizarse en los problemas.
Los cubanos vivimos en la calle, las personas se sientan en los muros de
las aceras para charlar del día, se busca conversación en las colas para
hacerlas más entretenidas. Se mueven cuando oyen una música sonar y hacen
un chiste de sus carencias materiales.
No se si hay otro pueblo similar al nuestro, tampoco puedo afirmar
rotúndamente que somos únicos en el planeta. Pero si te puedo decir que
somos la mezcla del mar, el calor y el azucar. Si a eso le agregamos que
somos un producto del blanco, el negro, el chino y hasta el árabe
obtenmos como resultado final un cubano actual fruto de una evolución
histórica.
Un beso bien grande Cristina y un abrazo bien fuerte
Nuria



lsita, transmitile a Cristina que su mensaje es muy lindo. Así es allí.
Yo, desde 1991, viajé a Cuba 8 veces, fuí a distintos lugares, conocí y
tengo amigos muy queridos. Me encantó leer sus palabras. Un abrazo, Naum





APLAUSOS A MI AMIGA ACLAMADA DESDE LOS BALCONES DE LA HABANA CCON EL
INOLVIDABLE"!!!!!CRISTINA" Y "LOS GIRASOLES!"
BESOS EMOCIONADO POR SENTIMIRNTOA COMPARTIDOS.
-
Cuando estuve con mi amiga es cierto que gritaban desde los balcones
Cristina. Algunos sabrían mi nombre por oirlo de boca de mi amiga muy
extrovertida y otros no sé cómo.Recuerdo que cuando lo oía pensaba que en mi
barrio de casas baajas casi nadie me llamaba cristina y sentía que esa era
mi casa.Te nombran mucho más de lo que nosotros hacemos. Siempre lloré
cuando me fui.Es el lugar dónde se guardan algunas cosas buenas de la
humanidad en vías de extinción como la solidaridad.
Cuidemosla
cris

Querida Gladys, te agradezco tus mensajes y la verdad es que me asombro de
mí mismo por la receptividad emocional que me causas, son lindos todos,
pero estos me llegan más al alma y me siembran de cariño por lo nuestro,
cada vez más...me llega este en situación compleja pues debo socorrer a
mi madre y hermana debido a cierto dilema constructivo, el techo de su
casa hubo que desmontarlo y volverlo a montar y a medias se había quedado
y ello agravó la situación familiar, allá corrimos y con una "ponina"
hemos resuelto en parte, pero ahora debo volver a convocar -como hermano
mayor- a los demás para entre todos contribuir a solucionar eso...como
ves. así, en penurias materiales pero con el alma en vilo -peor están
nuestros orientales por las aguas, pensamos- pero ellos y nosotros
encaramos, como dice tu amiga, con la frente en alto y hasta riéndonos un
poco del estado de las cosas...somos la "cultura de la resistencia" y la
solidaridad entre nos...ayer me impactó, por ejemplo la señora que en
Oriente, en la provincia Granma, por tener una buena vivienda, sólida y en
parte alta a donde no llegaban las aguas desbordadas del río, sacó todos
los muebles al patio porque llenó cuartos y salas de las personas que
acogió como evacuadas y todas sus cosas las brindó y abrió sus despensas y
en 48 horas mantuvo hasta la llegada del apoyo del gobierno a todos, y
hasta se sumó al hambre y la fatiga como ellos y al insomnio de las madres
por sus hijos...y reía orgullosa mi heroína de pueblo, y lloraba abrazada
a las mujeres agradecidas y a los hombres que en silencio miraban como yo
la escena...y yo también me emocionaba con esa escena desde la sala de mi
casa a varios kilómetros, como ahora leyendo este mensaje tuyo, que te
agradezco tanto.

besos de despedida afectuosa
gerardortega



Cristina Villanueva
pluma@velocom.com.ar