martes, 9 de octubre de 2007

María Rodríguez: Aparición en la noche

Cuando la noche llega a su maximo esplendor,
cuando la oscuridad rompe el silencio encubridor,
y las estrellas buscan su refugio
tras estelas espumosas para apagar su brillar,
y rios y mares acallan sus lamentos
rotos por sus misterios hasta el amanecer.
Cuando la noche se hace eterna.........
Te me apareces tú,
con tu cara de niño angelical,
y con tu sonrisa queriendome llamar,
te veo tan real...........
que alargo mis manos
para poderte acariciar,
para poderte tocar.......
y tú, sin quejas por saciar,
ni lamentos por recriminar,
te dejas vencer por el suave tacto de mi piel,
por susurros que a tu oido le llenan de goce y placer,
y nuestras miradas se extasian
en recuerdos de un ayer,
en recuerdos que el tiempo no puede detener.
Y la noche nos envuelve en su negrura total,
en su abrazo irreal.......
pero suave y tierno hasta la saciedad,
hasta la inmensidad de lo incondicional.


Desde España,
María Rodríguez
verdemar47@yahoo.es