martes, 9 de octubre de 2007

Amigos de la Paz en Colombia y en el mundo: “CHE”

Un día dijiste: “El camino es largo y lleno de dificultades. A veces, por extraviar la ruta, hay que retroceder; otras, por caminar demasiado aprisa, nos separamos de las masas; en ocasiones por hacerlo lentamente, sentimos el aliento cercano de los que nos pisan los talones.”

Nosotros nos dijimos: “queremos ser como el CHE” y tantas veces nos dirigimos sin ruta, inmersos en nuestros propios egos, en ambiciones, en conductas que se contradicen con las que nos marcaste hasta el último minuto de tu vida…

Todos los días hay hombres que mueren, cuántos han muerto en 40 años y ¿cuántos lo han hecho con tu misma integridad? Porque hay que ser grande, de veras, para enfrentarse con la mano artera, el rostro impávido de la muerte y atreverse a no bajar la mirada, a no pedir clemencia, a dar la última orden con la firmeza que te permitió desafiar: “dispara cobarde, que sólo vas a matar a un hombre”.

Y la bala obedeció, mató tu cuerpo, pero jamás pudo destruir tu idea. No logró arrastrarte por los caminos fríos del olvido.
Allí vas, junto a los pobres, a los negros, junto a los marginados y a los olvidados.
Junto a los niños sin pan.
A los ancianos sin nombre.
Junto a cada llaga de nuestra América despedazada.
Del África olvidada.

Hoy, a 40 años de tu asesinato, en tu tierra hay más de cincuenta mil niños recolectando basura, que no conocen la escuela, que no tienen derecho a asistencia sanitaria.
Otros mueren de hambre, otros conocen la desnutrición en el vientre de sus madres, otros nacieron y sin embargo no se sabe que existen y otros niños a los que la desidia asesinó, a su vez, asesinan a otros niños y se habla de esos crímenes horrendos pero nunca se menciona el primer crimen…

Hoy en tu tierra y en las tierras hermanas, están matando el presente y despedazando el futuro, tal es la forma de aniquilar silenciosamente, que tienen los cobardes.

“Que la universidad se pinte de negro,
que se pinte de mulato,
que se pinte de obrero y campesino,
que se pinte de pueblo…”, también dijiste un día.
El mensaje no llegó como querías, y hubo aulas que se pintaron de sangre, se apoderó de ellas el horror y se cerraron las puertas que quisiste abrir con tus sueños de futuro libre.

Los buitres siguen acechando, hay “sin techo” y “hay sin tierras”.
Hay “sin pan” y hay “sin trabajo”.

Sonaron las campanas de la Bolsa en Wall Street y alguien susurró con sonrisa dibujada, “que de allí no debieron salir nunca”.
Pero a la vez silenciaron la miseria y sus causas.
Se oyen cada día promesas nuevas, que no serán cumplidas, se sienten como latigazos implacables que hieren el alma.

Dolor, ausencia, máscaras de hipocresía, hambre, muerte, irrespeto, son la constante que acompaña la vida de los pobres.
Vedetismo político, arrogancia, mentira, parece ser el camino que conduce hacia el beneficio personal de unos pocos, total, ¡qué importa el pueblo, aunque les haga falta!

Y no sólo en tu tierra, Comandante, sino que ocurre en la que es Tú América…

Homenaje de Amigos de la PAZ en COLOMBIA y en el MUNDO

Al Guerrillero Heroico, al que se atrevió a soñar un sueño libre, al que imaginando un futuro digno cargado de justicia e igualdad, con cuatro palabras hizo temblar la conciencia americana:

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!!!

Octubre 2007

http://www.youtube.com/watch?v=SynVFM_6ezk





1 comentario:

Didier Gilberto dijo...

América Latina, ¿qué necesitamos para unirnos de verdad y tumbar los gobernantes (títeres) de turno y poner los líderes que de verdad merecemos?

Che, tu legado hoy parece débil, PERO NO MORIRÁ.