lunes, 15 de diciembre de 2008

Haidé Daibán: Lunfa (Vida, Muerte y Resurrección)



Dejaste una huella, tanito inocente,
sobre cada canto que inventó el gotán
y fueron entonces, tus simples sonidos
palabras hirientes para los oídos
del grasa bourgeois.
Y vinieron luego oscuros caneros
y algún enjaulado, los que se engancharon
con sus distorsiones
mientras se diqueaban con su inventar.
Y otros canfinfleros, con chamuyo rante,
sembraron la risa en la larga lista,
entre rafa y noche,
grelas y champán.
Diccionario raro que nació en la lleca,
hijo de pebeta y viejo bacán
y ensanchó busarda de manyar parolas
y guillar decires
de tanta gringada que cayó del barco,
sin ningún morlaco,
buscando marroco, bulines y paz.
Te patearon tanto,
mi viejo, mi lunfa,
que te deschavaron como un gran traidor
Por décadas fuiste el mishia de luto
que escondió la jeta
detrás de un portón...
Hoy no reconozco tus brillos y smoking
tras ríos de aplausos y la aprobación
de la gran gilada que recién te entiende,
y la Real Academia,
que ya te aprobó.

Haidé Daibán
Fuente: Centro Cultural del Tango Zona Norte http://nortangoxxi.blogspot.com/2008/12/propsito-del-lunfa.html