viernes, 26 de diciembre de 2008

Aldo Novelli: ¡Felices Fiestas! ¡Felices Fiestas!



Esa tarde eran siete
cuatro varones y tres niñas
jugando a la mancha sobre el montículo.

Después de un largo rato
transpirados de cansancio
cuando el sol brillaba sobre latas vacías de tomate
sintieron voraces mordidas en el estómago
y se sentaron a buscar algo comestible.

Natalia, la mocosa de cinco años
la de piernas como palitos de helado
encontró un pedazo de guirnalda dorada
la enlazó formando un efímero corazón brillante
y le gritó a sus amigos:
¡Felices Fiestas!, ¡Felices Fiestas!
y rió con picardía
como un esmirriado ángel de alas rotas.-


Un furibundo abrazo patagónico.

aldo luis novelli/ desde los bordes del desierto.
http://www.la-sed-infinita.blogspot.com/


http://www.otros-fluidos-virtuales.blogspot.com/
http://www.agonistas-del-fin-del-mundo.blogspot.com/
La poesía es un oasis luminoso en medio del desierto. El poema es la sed.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

aldo un puñetazo bien dado,gracias por furibundos abrazos
cris

Anónimo dijo...

aldo un puñetazo bien dado,gracias por furibundos abrazos
cris

Mercedes Sáenz dijo...

Se devuelve sureño, me encantó. Un abrazo. Mercedes Sáenz