lunes, 15 de diciembre de 2008

Correo

Maestros Públicos Padres Privados

¿Sos Maestro de Escuela Pública? ¿A qué Escuela Privada van tus hijos?

Mi esposa y otra Mamá de alumnos del Jardín, están preparando con sus manos unos souvenires para los niños que egresan de Preescolar (Sus hijos van a Sala de 4, así que ninguno de los beneficiados es de ellas).

Son millones los Padres que no pueden aportar a la Cooperadora de las Escuelas y es comprensible que la mayoría no pueda aportar nada o casi nada.

Pero algunos suelen preocuparse por cumplir con cada GASTO que la Escuela Privada les exige para fiestitas de "jalogüin" o una prenda "reglamentaria" más para el uniforme. Sí, algunos son de aquellos que no aportan en el momento que sus hijos son "alumnos públicos".

Pero ese comportamiento reprochable en lo social para los Padres en general, lleva a mucha preocupación cuando vemos correr a las Maestras a la salida de la ESCUELA PÚBLICA donde trabajan para llegar a tiempo al COLEGIO PRIVADO donde envían a sus hijos.

No es lo mismo que trabajar en la fábrica de "juguitos baratitos" y llegar a casa y tomar una fresca "Coca Cola". No, no es lo mismo.

¿Qué confianza tienen en su trabajo cuando no ponen dentro del mismo a sus propios hijos? Si el carpintero compra las puertas para su casa en el aserradero del otro barrio, no nos llevaría a sospecha que él ni siquiera confía en su propio trabajo?

¿Cuántos funcionarios de Consejos Escolares, Direcciones de Educación, Ministerios de Educación envían a sus hijos a Escuelas, Colegios y hasta Universidades Privadas? ¿Es tan reprochable el resultado de sus propios trabajos como para que compren las puertas en el aserradero del otro barrio?

Soy Padre y se perfectamente el estado de situación de la Educación Pública. Se perfectamente lo que tuvimos que luchar con mi Esposa para que uno de nuestros hijos sea atendido en forma suficiente (En las privadas jamás lo hubieran atendido. Me consta). Se que el brillo de mis hijos, hoy por hoy, tendrá posibilidades de lucirse más por el esfuerzo en casa que por lo que reciban en la Escuela. Lo se y soy consciente.

Una buena proporción de Padres mandan a sus hijos a Escuelas Privadas más por ufanarse que por la calidad y, al mismo tiempo, no son pocas las Escuelas Privadas que dejan mucho que desear más que las públicas.

Hace unos años, durante un programa de Radio en González Catán, el Periodista comentaba que los conductores, sean de La Matanza o de Capital, en el momento que cruzan la Avenida General Paz (Límite Capital – Provincia), dejan de respetar los semáforos hacia Provincia y comienzan a respetarlos hacia Capital. Muy parecido a Padres que pueden pagar escuelas privadas y no aportan a Cooperadoras Públicas y a Maestros que educan en Escuelas Públicas y envían a sus hijos a Escuelas Privadas.

Creo que en Castellano la palabra etimológicamente más acertada es: HIPOCRESÍA.

Autorizada la reproducción con estricta cita del autor y la integridad del artículo.
Diciembre 14 de 2008 - Jorge de Mendonça – Ingeniero White – Buenos Aires.