domingo, 9 de diciembre de 2007

Tito Cossa: Carta ante la posible demolición de "El Picadero"

ESTÁN POR DEMOLER EL TEATRO DEL PICADERO, LA EMBLEMÁTICA SALA QUE ALBERGÓ A TEATRO ABIERTO, AQUEL QUE FUERA EL MAYOR FRENTE DE RESISTENCIA CULTURAL A LA DICTADURA MILITAR.

Están por demoler el Teatro del Picadero, la emblemática sala que albergó a Teatro Abierto, aquel que fuera el mayor frente de resistencia cultural a la dictadura militar.

El 28 de julio de 1981 se inauguró un ciclo compuesto de 20 obras breves de autores argentinos contemporáneos, dirigidas por los más importantes directores, e interpretadas por más de 100 actores de todas las edades y todas las jerarquías. Una semana después, un atentado destruyó la sala. La dictadura entendió que se trataba de un fenómeno político. El contenido de las obras, el fervor del público, la presencia masiva de los oficiantes del teatro, le resultaba intolerable. Y golpeó. Pero a los profesionales de las armas, el tiro les salió por la culata. Teatro Abierto continuó el ciclo en el Teatro Tabarís (una sala con el doble de capacidad y mucho más visible) y recibió una conmovedora solidaridad de todos los sectores de la cultura.

El Teatro del Picadero fue reinaugurado el 16 de julio de 2001, pero quienes se hicieron cargo de la sala no pudieron mantener el proyecto teatral, y el espacio se convirtió en un estudio de televisión. Quienes lanzaron el alerta sobre la desaparición de este histórico espacio fueron los integrantes de Basta de Demolición, una entrañable entidad integrada por arquitectos, abogados y artistas que ha levantado las banderas de la preservación del patrimonio arquitectónico. Ya llevan ganadas varias batallas. El edificio donde funcionó el Teatro del Picadero, en el pasaje Enrique Santos Discépolo, tiene, además, valor edilicio. Es una obra del arquitecto Benjamín Pedrotti, de origen italiano, uno de los más representativos del Buenos Aires de comienzos del siglo XX.

Tenemos que detener la demolición. Por la historia, por nuestra memoria y por la permanencia de nuestra riqueza arquitectónica.

Por: Roberto "Tito" Cossa
Fuente: Diario Clarín
Más información: www.clarin.com
www.argentores.org.ar