lunes, 17 de diciembre de 2007

Graciela Casabé y su renuncia al Festival Internacional de Buenos Aires

Buenos Aires, 12 de diciembre de 2007

A la Comunidad Teatral, a los Artistas e Invitados
Internacionales, a los colaboradores de estos 10 años del Festival
Internacional de Buenos Aires, a las Instituciones, Agregadurías
Culturales, Embajadas, a los medios de prensa, al público en general:

Mi decisión de abandonar la dirección del Festival
Internacional de Buenos Aires -tras completar la VI Edición del mismo-
estaba tomada.
De esto pueden dar fe mis colaboradores. Lo que también creía
es que el Festival se merecía una transición hacia nuevas direcciones
-y decisiones- que tomasen en cuenta la experiencia transitada. No es
necesario aclarar aquí los niveles de excelencia y eficacia que este
Festival supo demostrar.
Pero ni en la más oscura de mis pesadillas podía yo imaginar
que la política del nuevo Ministro de Cultura (que responde clara y
penosamente) a la del nuevo Jefe de Gobierno de la Ciudad iba a
obligarnos a desalojar las oficinas en menos de 48 horas, previa
decisión de desarmar todos los equipos de trabajo que -tras estos 10
años- se constituyeron como ejes principales para la realización del
Festival.
No se trata aquí de defender cargos, sino de dejar en claro
que esta actitud de inusitada violencia, es la que marca la política a
seguir: aquella que intenta anular, echar por tierra, reducir a cero lo
que se supo construir de buena manera y con indiscutible éxito hasta el
presente.
En el momento en que usted esté leyendo este mail las oficinas
del Festival estarán vacías por orden de las nuevas autoridades.
Parece que el lema 'todo lo hecho bajo el gobierno anterior
debe ser desarmado' sigue gozando de buena salud en el Macrismo.
La violencia a las que nos vimos sometidos (no me extenderé
aquí sobre los modos y los dichos en los que fuimos desalojados en
menos de 48 horas) llevan a pensar que la pluralidad de criterios, el
disenso y los valores democráticos -tan altamente defendidos en las
campañas electorales del Pro así como en las primeras horas de mandato-
se ven totalmente anulados a la luz de estas actitudes.
A todos los empleados de planta del Festival se les ha pedido
que abandonen y vacien las oficinas para reincorporarse en sus
funciones el 15 de enero en tareas y lugares a designar. Y esta es la
decisión que echa por tierra el trabajo de 10 años, el esfuerzo
conseguido por todo el equipo, el orgullo de armar un festival con
dedicación y trabajo, con pasión y con una enorme, profunda mística.
Mediante esta carta presento mi renuncia indeclinable a la
dirección del Festival Internacional de Buenos Aires pero -antes de
hacerlo- me pareció pertinente advertir a la comunidad teatral, a los
medios, al público, a los invitados internacionales y a todos los que
demuestran un interés en la cultura que estamos frente a la peor de las
políticas, a la peor manera de entender la cultura, a la peor muestra
de poder.
Y no quiero ser cómplice de este maltrato, por eso lo denuncio.
Este hecho de atropello no hace más que reforzar el viejo
pensamiento binario de 'unos contra otros' para demostrar lo que ya con
creces sabemos puede derivar de este pensamiento.
Gracias por acompañarme en estos 10 años.
Estoy segura de que nos encontraremos en mejores y más
luminosas condiciones.
Pero de algo también estoy segura: nos merecíamos otro final.
Y es la historia lamentablemente de este país.
Otra vez, gracias.

Graciela Casabé
DNI 12.976.689

Para adherir a esta carta envíe DNI y nombre completo a:
gcasabe@gmail.com