domingo, 9 de diciembre de 2007

Juan Sagarda: Poemas

HOMICIDA DE AMOR

En el tejado he pasado mil noches
matando mis prudentes reservas
y mi querencia.

Esparcí mil voces para saber si aún estaba vivo,
porque una sombra, entre las sombras
me dejó con escasa presencia en mí.

No hizo diferencia de esquizofrenia,
me golpeó desde antes de acercarte,
creyendo que de ese modo matarías a mi pasado.

Solo supe amarte puro y dulce
hoy ya no tengo motivos para quererte mas que a mi
tu demencia también mató mi amor.




ENCUENTRO

Anhelo tus manos
por el cariño que expresa
cuando leve la deslizas
por mi ajado rostro.

Inaccesible era este corazón
que solo sabía decir no
el período de encuentro
hoy camina con el deseo
y el festejo de tu compañía.

Desistí resistiendo
no queriendo saber, como es
ver la vida sin que te revelaras
a mis ojos que creían estar viviendo.

Me doy cuenta
que desperdicié momentos,
pero la dicha llegó completa
desde que te he encontrado.


MI INSPIRACIÓN

A manera de rosa
juntaré las cosas mas bellas
en mis poemas y prosas
únicas son las formas que nos ensamblan
como puzzles renovados y dispuestos a la unión.
Trazaré la línea perfecta
dentro de mis inspiraciones
para no oscurecer los plectros
que desbordan desde mi corazón.

Naciente emblema
que hizo puerto en mi alma,
yo tu admirador no olvido
que cada día te concibo
como nueva metáfora en el poema.

Tu, mí más preciada estrofa
que quiero se quede para siempre en mi.



VACÍO


Mi pluma en el pergamino
envuelve el grito melancólico
que desborda
desde el marjal de mis ojos.

Impúdico cuerpo
que expone su desnudes
después de quedar vacío de ti, no importándole la vergüenza.

Dicen que los hombres no deben llorar,
¡Que importa la lluvia!
Si uno va desapareciendo
de a poco detrás del sol.

Diluvio en mis ojos
que ha formado en el alma
un torrente de sueños muertos.

Juan Ricardo Sagardía
SANTOAMOR
santoamor2005@yahoo.com.ar