lunes, 29 de septiembre de 2008

Alejandra Merello: Lo bueno de la caja boba... (??)


Afirmo la dualidad entre la bronca y el gozo, al develar la existencia de sublimes hombres, que han existido desde hace muchos años, sin tener registro de ellos,-¡que ignorante de porquería!... ¿donde me encerré todo este tiempo?- al menos me queda el gusto de disfrutarlos, encerrados en la caja boba.
Y así me sucedió cuando vi el taller de Gyula Kosice, o el trabajo asombroso de Carlos Gorriarena (me entristeció conocer unos días después del descubrimiento, la noticia de su fallecimiento con mas de 80 años), seguramente por ser adicta al dibujo, al acrílico, a todo lo que sea color, textura, etc., etc., estos hombres me embelesan y enamoran, invariablemente me acontece fuera de tiempo.
El ultimo encuentro: Arnaldo Calveyra, se radicó en París en el año que yo nacía, como en otros casos, allí, dentro o sobre la caja boba, vi un semblante joven, vibrante y pasional, de nuevo la imposibilidad de la ignorancia, del tiempo transcurrido.
El poeta pronunció un fragmento de su poema, se sofocó ante el comentario halagador de su interlocutor, (Osvaldo Quiroga, imagen insulsa si las hay, a quien fielmente sigo cada sábado por la tarde), seducida por el poeta que se expresaba con sentimiento adolescente...

No quito la eventualidad de otro hallazgo... defiendo el anhelo de no malgastar el deslumbramiento.

Alejandra Merello
juanaines_ar@yahoo.com.ar