domingo, 17 de febrero de 2008

Rumi: La leche de los milenios


Soy parte de la carga

en desequilibrio.

Caigo en la hierba

como los viejos que duermen en cuevas,

para curiosear allá por donde caigo.




Durante cientos de miles de años he sido motas de polvo

que flotan y vuelan a merced del viento,

olvidando con frecuencia el haber existido jamás

en ese estado. Pero, al dormir,

regreso allí. Me libero de un brinco

de la cruz de cuatro brazos del tiempo y el espacio,

de esta sala de espera.




Aparezco en una pradera inmensa,

y me amamanto de la leche de los milenios.

Esto lo hace todo el mundo pero de distintas maneras.

Sabiendo que las decisiones conscientes

y la memoria personal

constituyen un lugar demasiado pequeño para vivir,

por la noche, todos los seres humanos fluyen hacia

ese amoroso sitio en ningún sitio; o, durante el día,

en algún trabajo que les absorba.


RUMI (1207-1273)
Traducción: Coleman Barks
(Enviado por Andrea Fabiana Marqués Vilardo)
.