martes, 25 de mayo de 2010

Alfredo Carlino: Los grasas



Ahí están,
irrumpen la abulia de la ciudad pacata,
todo es asombro en la mirada ciudadana
vienen nomás,
desde todos los rincones.

Son los grasas, Eva.
están llenos de olores,
de broncas y de fuego.
Se han juramentado diluir
los silencios de la infamia.
Llegan bailando como duendes,
desde todos los recovecos,
desde lejos.

Del fondo de la historia y del agravio.
Vienen montados en la cabalgadura del Chacho Peñaloza
y de la efigie tremenda de Facundo Quiroga.
Tienen la cicatriz del desprecio.
Los veo ensamblados
en tu mirada reparadora,
están seducidos
y se han obcecado
en vivir un tiempo nuevo,
Eva, Eva!

Todo se transforma como antaño,
ya no son los evadidos
ni se anotan en la encuadernada antología del miserable.
Ahora son los compañeros gremiales,
los muchachos sindicalizados
organizándole el pudor popular.
Ahora han dejado de ser los parias,
tienen norte y conductor.
Aterrorizan sus gestos desenfadados
con ese repiquetear de bombos y puteadas.
¡Es el descamisado!
y viene a sudar la historia.
Se han vuelto locos,
se les ha antojado que ahora son los protagonistas,
la creatividad,
la confluencia de un mismo destino,

Y cantan como la cigarra bajo el sol.

Alfredo Carlino

Alfredo Carlino nació en Buenos Aires en 1932, repartió su vida entre la poesía, el periodismo escrito y radial, la militancia política -formó parte de la llamada Resistencia Peronista- y el boxeo.También fue titiritero y actor teatral. Ha sido nombrado ciudadano ilustre de la ciudad de Buenos Aires y su libro "Alfredo Carlino, 50 años con la poesía" declarado de interés cultural. "Poemas ciudadanos", "Chau, Gatica", "Ciudad del tango", Buenos Aires tiempo Gobbi" y "Bailarín canyengue" son algunos de sus libros de poemas.