lunes, 22 de marzo de 2010

Silvia Loustau: La Guerra Civil Española vive en Purmamarca



La Guerra Civil Española vive en Purmamarca (diario de una militante)

…cuando Millán Astray tuvo la osadía de gritarle a Unamuno: ¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte! , en plena universidad de Salamanca supe que no quedaba otro camino: el de las armas. Yo tenía tan solo diesciete años, estudiaba filosofía, dibujo y pintura. Pues siempre había sido muy rebelde, desde pequeño, me aburría del catecismo y l os curas y me escapaba, tendría once años y me escapaba a jugar parchis * o cazar pájaros, con otros chavales. Hasta que un día mi madre me encontró y me arrastro de las orejas delante de todos. Si, pues siempre me gustó el arte. ¿Que donde nací? Nací y me crié en Alba de Tormes, no muy lejos de Salamanca. Yo quería ir a la ciudad, y me conseguí un conchavo en el hostal de unos amigos de mi padre, cambiaba casa y una comida por la limpieza. Así entre en la Universidad…pero, claro, ya militaba, como dicen ustedes. Estaba con los anarquistas desde que tenía 15 años. No bien llegué a la ciudad me uní a ellos. ¿Así que tú Mariana hiciste lo mismo, ¿ En cuanto llegaste a la Universidad, ¡pum! de cabeza la política. Es que es la única manera de hacer mejor este mundo, si tu no ocupas el lugar te lo ocupa el enemigo. Pero era un buen estudiante y me pagaba aparte, con gran sacrificio clases de pintura con un excelente maestro. Si, si, ya antes de la guerra presente algunos cuadros. ¡Hasta me compraron uno! Ven, José, que te sirvo un poco más vino y come, que está bueno el jamón casero. ¿Y sabéis que hice con el dinero del cuadro? Me compré una Browning ¿Sabéis que es, verdad? Claro que era buen tirador, desde niño acompañé a mi padre a cazar. Y bueno, la cosa se fue endureciendo de a poco, suponte, de pronto en algunas cátedras venía la Guardia a Civil a vigilar las clases. y luego, pues ; el alzamiento, el 17 de julio de 1936 los militares más conservadores del Ejército se levantaron contra el gobierno de la República, les aseguro que aun veo los titulares de los diarios. Esas cosas nunca se olvidan ¡Maria Emilia lleva esos niños dormir! Y al día siguiente, 18 de julio, el levantamiento se extendió por toda España. Y que queréis, creo que a los quince días estaba en Barcelona… había que defender la República; y me uní a las Milicias Antifascistas, que estaban comandadas por el anarquismo. Mira Mariana, quizá estuve cerca de tu abuelo ¿eh? Les aseguro que la capital catalana era el sueño de cualquier anarquista, la pudimos controlar completamente, siempre fieles a nuestros principios de justicia y libertad. ¿Qué si llevaba mi cámara fotográfica? Pues claro, no sólo tomaba fotos pensando en una libro futuro…No, hombre, que voy a tener alguna foto. Todo perdido, ojalá que vosotros no tengáis que vivir la perdida de todo; y digo todo, quedarte sin tu pasado, ver caer tus camaradas ;sólo vestido con lo que tienes y tus ideales .Y hasta ayudé en la filmación de una película. Si, si en plena guerra. Pues a Barcelona llegó la Delegación de Asturias, impulsaban la realización de documentales, dejar testimonio es importante, recuérdalo tú, Mariana, que escribes. Filmamos un día que cada cuarto de hora venía un bombardeo, aviones alemanes y algunos españoles; ayudé con las cámaras. Si, sí, la finalizamos, la película se llamó Barcelona bajo las bombas, luego cuando estuve en Francia me enteré por unos camaradas que se había estrenado .No, José, no se cuándo ni donde. Quizá algún día alguien se encargará de buscar estos testimonias y rearmar la historia. Recuerden que tener memoria, y poder testimoniar es un acto de militancia, hay que poner en ello tanta pasión como en la lucha cuerpo a cuerpo, es otro tipo de lucha¿ entienden? pero necesaria, porque se recompone la memoria de la sociedad. Así la cosas España quedó dividida y yo creo que la división se extenderá en el tiempo. Luchábamos, pero de la derecha crecía el terror, no saben ustedes lo que es vivir bajo el terror y ojalá no lo conozcan; los gobernadores civiles o militares simpatizantes del Frente Popular fueron fusilados. La misma suerte corrió aquellos que se habían declarado en huelga durante el inicio del alzamiento. La represión fue un acto político dirigido por militares que, viendo fracasado el golpe, se dispusieron a tratar de invertir la situación creada por el estallido de la guerra civil. Su cabeza principal, el general Mola, ¿así que tu abuelo ya te había contado de es monstruo, Mariana? ese hijo de puta declaró: “es necesario crear una atmósfera de terror, tenemos que causar una gran impresión, todo aquel que sea abierta o secretamente defensor del Frente Popular debe ser fusilado”. Claro, es como tú dices, José, entre ellos estuvo García Lorca y tantos intelectuales, estas mierdas les temen a los intelectuales...está bien Maria Emilia, déjame putear al menos, tú no viste caer a tus amigos con una bala en la frente y seguir en la lucha sin poder llorar. Trae otro vino, Maria Emilia y prende más velas. Miren, por poner un ejemplo, durante las primeras semanas se llevaban a cabo los fusilamientos de cuarenta presos republicanos diarios en las afueras de Valladolid. Los autores de estas atrocidades solían ser la mayoría miembros del Ejército y de la Guardia Civil y también contaron con el apoyo de los vecinos traga hostias. Si, algo se del fusilamiento del tal Aramburu; me gustaría leer la carta que tu mencionas de Valle antes de ser fusilado, Mariana, quiero que me la envíes por correo. Si, pues tengo una casilla de correo en Jujuy, una vez por semana voy por mis correos y los diarios que recibo. Claro sí, las mujeres, al menos entre nosotros los anarquistas, pelearon a nuestro lado, y quienes no querían tomar las armas, había otras tareas para realizar. Nosotros nunca hicimos esa división entre el hombre y la mujer, son nuestras compañeras de vida ¿no lo crees así, José? Ven acerca tu vaso y coman de este queso de cabra, ponle pimienta y verás como sabe. ¿La caída de Barcelona, Mariana? Serás, serás una buena militante, tu abuelo echó buen a semilla en ti. Sólo con decirme que cantabas el Ejercito del Ebro cuando niña, ya me doy una idea…anda cantemos juntos

Aunque me tiren el puente
y también la pasarela
me verás pasar el Ebro
en un barquito de vela.
Diez mil veces que los tiren
diez mil veces los haremos
tenemos cabeza dura
los del Cuerpo de Ingenieros.
En el Ebro se han hundido
las banderas italianas
y en los puentes solo quedan
las que son republicanas.

Y la caída de Barcelona, pues que aún siento el frió en mis huesos, era enero, nevaba, teníamos pocos víveres, ya - Un veintiséis de enero… sabéis, en esa fecha voy a Jujuy compro veintiséis rosas rojas y las pongo bajó el ombú en el que descansó Belgrano. ¡No, no me interesa lo que piense nadie, es mi vida! Bueno, ese día, ese maldito día, las tropas franquistas alcanzaron el río Llobregat a las afueras de Barcelona y el gobierno republicano huyo a Gerona; algunos milicianos intentaron defender la ciudad mediante barricadas pero que harían nuestras barricadas contra los tanques; al mediodía, las tropas de la falange entraron al centro de de la ciudad y la ocuparon, no hallaron resistencia.
Luego pasé a Francia…pero esa es otra historia que ya os contaré. Será bueno que descansemos un poco, mañana iremos en mula a las cuevas a ver arte rupestre. Que, si Mariana, que conozco bien el camino, voy cada quince días a tomar apuntes de los dibujos, anda que vas a tener temor a andar en mula cuando serás una miliciana de tu patria.

*Purmamarca, pueblo en Jujuy a 2068 a kilómetros desde La Plata.

Silvia Loustau
http://www.silvialoustau.blogspot.com/