domingo, 21 de febrero de 2010

Carlos Carbone: Breves



LUISITO

Luisito un día descubrió la música en unas botellas con agua de lluvia que había en el fondo de su casa. El niño, curioso e intuitivo, con una vieja cuchara de lata fue encontrando melodías.
Creció perfeccionando la técnica, “Pájaro Campana” le salía una belleza.
Su fama saltó el alambrado de su casa y un día lo vinieron a buscar de un circo y así empezó su carrera artística entre leones y tramoyistas.
Conoció con sus botellas toda la provincia de Buenos Aires y bastante de Santa Fe, tuvo una oportunidad de irse a Chile pero su madre no lo dejó.
Con el tiempo, recaló en un cabaret pero nadie valoró allí su arte y terminó abandonando el lugar. Después, una chica que levantaba copas en aquel local le armó una página en Internet, pero no tuvo el éxito deseado y únicamente dos visitantes pasaron por ella y sin ninguna repercusión.
Luisito aún insiste con sus amadas botellas pero ya no vive de ellas, aunque sigue muy cerca. Tan cerca que consiguió trabajo en una embotelladora a sólo una cuadra de su casa.



DE OTROS VIENTOS

Reposa, noche, tu espalda desnuda
y vuelve tu semblante tímido
y brumoso
hacia mis oscuras ramas al viento.
Pastor de la terrible oscuridad
ahogado en nostalgias y sombras.

No florezco vanamente.

Soy ausencia en la tierra.



MI AMANTE NEGRA

A mi amante negra
la descubrí
entre el humo de mi habano
y la niebla de su pollera
una noche grande
ella me dio una llave azul
para abrir el tornado
de la pureza
luego
hizo su ofrenda insuperable
y derribo los miedos.

Desde ese día
mi reina de la amnesia
vive haciendo fogatas
yo solo entro
por su puerta inolvidable.

Carlos Carbone
ccarbone71@hotmail.com