lunes, 24 de marzo de 2008

Roberto Romeo Di Vita: Olvidar es muy peligroso


Un socavón de ruinas

atenaza Buenos Aires.



Somos los hijos de la desesperación

los hijos de los hijos que desaparecieron

los hermanos de los secuestrados.



Los padres anónimos

de las simientes que hoy caminan

por las calles.



Será por siempre

y a cada instante

que debamos dar cuenta

de dónde se paró cada uno.



Si le puso alas al asombro

coraza al terror de los terrores

una cascada de hiel

a la indiferencia

una gota de amor a la ternura

una pesada luz de parto

al sendero del Nunca Más.



Hoy estamos parados y maltrechos

con viejas cicatrices

arrugas en los párpados.



Podemos conocernos y tocarnos

en la vuelta global de las heridas

en las diminutas poses cotidianas.



Como largas caravanas de espectros

aquí estamos y estaremos.



Los descendientes de la flor

los militantes de las hojas

los ilusionistas, malabares

equilibristas y titiriteros.



Buenos Aires nos golpea nuevamente,

con otras ruinas y recodos

en el precio de estar vivos

en la razón de la existencia.



Mordiéndonos los miedos

para tratar de matar la angustia,

uniendo las ganas y la bronca.


Roberto Romeo Di Vita
antonio@heniax.com.ar

1 comentario:

azpeitia dijo...

Morderse a uno mismo de rabia, es un dolor profundo sin límites, los idus de marzo de Argentina llegaron el 9 de Marzo a España...me voy a quitar los dientes para no hacerme daño al morderme....un abrazo azpeitia