lunes, 5 de febrero de 2007

Un Poema de Patricia Corrales

A LA MESA DE LA VIDA

Me siento a la oportunidad, mi tiempo
se me ofrece, obsequiándote


Comienzo con un sorbo de tus lagrimas
las que no se dejan ver pero se sienten luego de amarme
Seco mi aliento jadeante ante el susurro de la noche cómplice


Tomo de tus manos, humeantes, sensibles, poderosas como entrada
a la tierra de lo inolvidable
Dejo entrever lo delicioso, pequeños bocados llevo a mi boca


Complacida recibo el siguiente plato


Tu cuerpo se debate entre aromas y gemidos satisfechos
Mi travesura se sumerge en la humedad de tu lengua
mientras observo como cada uno de los ingredientes
van sumándose a la gloria de tanta exquisitez


Vuelvo a frotarme tus cabellos alrededor de mis labios
para continuar con la ofrenda que le haces a mi alma


Manjar cada pieza esculpida por el chef , cada centímetro,
incomparable


Es el turno de lo dulce donde se aprontan tus ojitos miel a entregarse
nada dejan librado al azar, me puede el azúcar que cae desde tus pestañas
pasando al roce de tus acaloradas mejillas para retornar una vez mas
a la anhelada cereza combinación del beso


Los observadores no imaginan cuanto disfruto
Los percibo asombrados por la rendición de mis sentidos


Complacida me destino a la siguiente oportunidad


Patricia Corrales/07
pcorrales@cosud.com