domingo, 4 de marzo de 2007

Eduardo Lucio Molina y Vedia: Mishi

Mishi

Tigrillo del alba,
asciéndeme desnudo,
lame mi cuello,
acaríciame
con zarpas recogidas.
Seamos cordillera de dulzura,
camino abierto
a recovas de silencio.
Meditación de los cuerpos
sin rituales ni historia,
a contraolvido.
Nada importa
libertad de la ternura.
Albo tigrillo
(salto, garras, fauces),
blanca flecha abalanzada,
cruzas como rayo
confinados recintos.


Lento en la ofrenda,
tu tributo es la rama dorada.
la verde rama inmaterial
que nimba sueños germinales.
Puente de las caricias,
bálsamo de la herida abierta,
eres la piel que vuelve a unir
manos desasidas.
Dulce fiera
en miniatura domada,
buscas las cornisas abismales
y persigues los míseros ratones.
No celebras el trofeo de caza
(manoteas el despojo y lo abandonas).
Aura de lo que no fue,
signo interrogante.
Poner la vida quedó lejos.
Ya no cebo ni presas,
juguetes,
somos tú y yo.
Una noche
te irás por los techos
para no volver.



Eduardo Lucio Molina y Vedia
de "Río Mar Adentro"
© 2004, Eduardo Lucio Molina y Vedia
eduluc_2000@yahoo.com.mx
evaedu@prodigy.net.mx
5 674 9184 (Ciudad de México)