domingo, 24 de octubre de 2010

Sergio Simpson: Loco Brujo

Imagen: Sergio Simpson

Uy... mirá a ese hombre... si parece loco el hijueputa... con ese sombrero, las mechas largas y barbudo. Vení vos chavala patas tiesa mirá al loco... avísale a doña Chayo... andá corré para que lo vea. El loco... el loco... vamos a ver al loco.

Y la gente del arrabal sale a las calles. Las mujeres sucias, con sus caras manchadas, en chinela de hule, los dientes negros, a la cabeza de los críos descalzos, sin camisa, en pantalón corto gastado, mugroso. Los hombres con el pecho desnudo asoman en las puertas de los cuchitriles despintados.

Alagranputa aquí sólo descachimbados se aparecen... nues ese tres vueltas... aquel que en cada palo da tres vueltas y hay va dándole. Noooo, se parece pero no es él... y qué cargará en ese bolso. Vayan chavalos síganlo para ver adonde va... tengan cuidado, un desturcado de esos hasta un cuchillo puede sacar... vayan chigüines agarren piedras.

Mama ese hombre se metió allá en la última casa de la colonia. Adónde chavalo jodido... cómo se va meter en una casa. Sííí... sí (respondió el coro) en la casa abandonada se metió... en la que asustan. Ay mamita... y es que estaba abierta la puerta. Yo no sé... pero allí dentró. Chavalos más pendejos estos jodidos y no pudieron ir a espiarlo. Uy no... a nosotros nos dio miedo... verdad muchachos que nos dio miedo, sentimos como frío... como cuando salen los fantasmas. Estos chigüines si que son babosos... se las dan de vivos... para eso les dijimos que agarraran piedras... y no van a espiar a loco.... si les hace un mate áhi nomasito lo agarran a lajazos.

Que horrible ese hombre. Paqué andará esas mechas tan largas. Ese es el loco doña Amanda. ¿Ese es loco? Pro yo no lo veo como loco. A no... no lo mirás con esas mechas. Ese noes tres vueltas pué, aquel que le da tres vueltas a cada palo que encuentra. Una persona exacta de la cabeza no va a andar con esa ropa... ese bolso... y esas chinelas que usan los padres. Algún cura se lan ver regalado, por caridad. Pero a lo mejor es cochón, sólo los maricones usan chinelas, eso me huele mal doña Beti. Y qué andará en el bolso... hasta el bolso es todo raro. Usted no sabe que esos locos acarrean toda chochada que encuentran en la calle, en la basura. Ajá, y dicen que se mete en la última casa de la colonia. ¿En la casa abandonada... uy ques eso? Ni quiera dios. Pero no dicen que esa casa es de una señora chela que vive allá en el otro barrio. A lo mejor se la alquiló. Jodida caballa, cómo se la va a alquilar a un loco ¿con qué se la va pagar? Quien sabe cómo es el asunto, la verdad es que los chigüines lo siguieron al hombre y se metió en esa casa. Mande a los chavalos a espiarlo, doña Alberta... usted cree que ese hombre va ser exacto de la cabeza, si ni calcetines usa.

Alacienputa, ahora sí ese hombre se remató... anda con los cables pelados, debe ser la Luna. Vení Mincha, mirá al loco ahora anda con un palo. No jodás, andá llamá a doña Nacha para que lo vea. Ahora sí, el pastor tiene razón cuando dice que veremos cosas extrañas. Este es el fin del mundo mamita.

¿Mirá mita paqué anda con ese garrote? Chigüin más pendejo... no ves quianda como el otro taraila del parque, aquel viejo que carga un palo igual y se mantiene en la iglesia cantando... y lo apunta a uno con ese palo como que fuera un rifle y dispara con la boca gritando: Pá, pá, pá. ¡Ja! Chavalos más burros estos jodidos, ni los de la montaña son tan caballos como ellos. Ej, ahora hasta los jinchos se avivaron. Avívense jodido, para nada nos venimos de la montaña y van a la escuela. Cállese doña Nacha, ay la va oir el hombre, yo no lo veo como loco, si dicen que es un hombre preparado. Ya estás vos... que va ser preparado un hombre con esa facha estrafalaria y con ese palo... otra estúpida... es que no te das cuenta quiuna persona educada anda bien vestida, que su pulsera, su anillo, que su buen reló, que su carro. Y dice la tal profesora Elba... que ese hombre se mantiene desnudo en la casa, duerme en colchones en el suelo, y ni trastos hay en esa casa dese hombre, sólo una silla que le llaman perezosa, que hacen en Masaya, y sólo pone canciones raras de drogadicto... de muertos... hasta que da culillo. Sí, doña Chana dice quiuna vez iba pasando por allí en la noche y oyó una canción quiasta se le pararon los pelos. ¿Y cuál canción son Beti? Yo quivuasaber... son todas raras como las que ponen en Semana Santa... como de drogadicto... y como esas de las películas de miedo... yo no sé cómo les llaman. Algún brujo debe ser, no ves ques una oscurana en esa casa... sólo con candelas y el otro día salía un tufo a incienso... si hasta dicen que fuma marihuana.

Ay dios mío, doña Beti, si ese hombre escucha música sacra, ritual indígena norteamericana, canto gregoriano, canto africano, Shubert, Haynd, Chopin, Mozart, Manzini, Beethoven, Pink Floyd, Santana, Bob Dylan, Janis Joplin, Led Zeppelín, y variedad clásica como Bolero, El Barbero de Sevilla, William Tell, Las Alegres Comadres de Windsor. No ve que a esa gente sólo les gustan las rancheras, cantantes comerciales y de moda, de las mismas que bailan en discotecas y fiestas, y se escuchan en la radio. No oyen otras melodías. Fíjese cómo serán, que el otro día llegó un famoso guitarrista clásico a la casa de ese hombre que le dicen loco y brujo, parece que son muy amigos. Y claro este hombre le pidió que interpretara El Sitio de Zaragoza, Las bodas de Luis Alonso, la Danza Macabra, la Danza Húngara, y sólo género de esa clase, y usted viera las habladurías.

*Episodio del libro “La Venganza del Cuecho”, de Sergio Simpson

Sergio Simpson
Director
Centro de comunicación y estudios sociales (CESOS)
Managua y Matagalpa, Nicaragua
http://sergiosimpson.blogspot.com/