domingo, 15 de julio de 2007

Cristina Villanueva: 3 cortos

Hilos sueltos

Un hilo flojo en la cordura,
anima.
Un hilo flojo en el Laberinto,
apena.
Un hilo flojo en la escalera,
resbala.
Un hilo flojo en la memoria,
vacía.
Un hilo flojo en el tul íntimo calienta.
Un hilo flojo en la palabra mata o resucita.
Todo depende del hilo,
del lugar en el que se desvanece
y de todo lo que pueda colarse en la apertura.


Pasaje


Pasar por el ojo de la aguja,
los camellos,
sentados en un mar amarillo, hacen lugar.
Del otro lado de la mirada

de las pestañas
conocedoras de la contraseña.

Cavar en el reino de los espejos,
Mariposa de viento,
Del otro lado siempre.
Entrar en las antípodas del mar.
Apenas un cielo agujereado en los ojos del nombre.


Nevada Buenos Aires


¿Qué hay detrás, debajo de la nieve, que es causa de esta fiesta?. Nos hablarnos con los que conocemos y con los que no. Como si la ciudad se hubiera hecho amiga y nos regalara lo extraordinario. Improvisamos, ya que nunca nos nevó. Sacamos a nevar al perro y al gato. ¿Mañana será el mar que vendrá a nosotros? ¿Nos volveremos jóvenes, antes del tiempo en que bajo lo cotidiano estaba lo siniestro ?. Me acuesto pensando porqué tanta alegría, tanta excitada locura, esta mezcla entre manifestación, cancha de football y poema. La respuesta queda en suspenso, como esas gotas de crema blanca que pintan Buenos Aires.


Cristina Villanueva
pluma@velocom.com.ar