domingo, 28 de enero de 2007

Poemas recientes de Aníbal Jorge Sciorra (anisci)


Se perfuma de menta
y sale a la calle
a embriagarse de noche
recorre veredas azuladas de luna
se topa con un traje oscuro
clavel en el ojal
y regresa acompañada
hasta que el sol penetra sus poros
el perfume ya es nube
luego lloverá la ausencia implacable

***

Lloraron las margaritas en abril
y es por eso que después de larga ausencia
perfumados de pasión nos consumimos
viajamos con diamantes por mares y montañas
tomamos una senda en medio de tu jardín

fue por ahí que nos encendimos.

***

Hace mucho que no sé nada de vos
será tal vez que no quiero saberlo
sin embargo abrazo tu cielo cada noche
esperando que el vocero del rocío
me diga de tu piel.

***

No puedo escribirte todavía.
La lapicera gime entre mis dedos.
Mi garganta está reseca de querer gritarte.
No tengo tu nombre.
Si ni siquiera existes.

***

Por ese entonces
el tiempo transcurría de otra manera.
El correr por los patios era quizás
la más agitada de las tareas.

***

La vida es un viaje
donde el pasaje se paga al bajar.

***

No podía entender porque se habrían ido.
Me extrañó no verlos cuando llegué esa tarde a mi casa.
Ellos se desvivían por recibirme.
Y más aún porque gustaban de las historias que les contaba a la tardecita en ele jardín.
Pasaron varios días y no aparecían.
Hasta que una tarde, caminando por entre la arboleda del fondo, se levantó un fuerte viente que sacudía hojas y ramas.
Pude verlos.
Estaban ahí, se me reían a carcajadas.
Estaban ahí, escondidos entre las plantas, mis dos queridos enanitos.

***

Escafandra
me la quité
y volqué así mi asignatura
caí en un pozo de satén
no eran más que nuestras sábanas
y entre la oscuridad de la tela
aquella luz salía mágica
de entre tus piernas

***

Me acerco
tu boca no dice nada
sin embargo
tus ojos son tinta negra
que derraman llantos de letras
que al ser absorbidos por el papel
crean borrones que no veo ni creo
solo se entienden si te ponés las alas
y con tus plumas das un giro
alrededor de las palabras.

***

Cada latido es una fusta que golpea
cuando despierto y tu ausencia despabila
mis ojos se esfuerzan por estar abiertos
el sol no hace más que recordarte
cuando en aquellas mañanas toda tu piel
se desplegaba bajo sus rayos y mis manos.

***

Ya no estás
duele decirme
mi corazón triste quiere huir
no logra escapar
yo lo retengo
seguro que si se fuera
a tus entrañas se iría a vivir.

***

Quisiera estar en las playas del cielo
respirando mares atrapando nubes
acariciando estrellas
espiando a la luna cuando se esconde y se desnuda

Quisiera estar lejos de esta demarcación absurda
que me impone el mapa
atravesar las fronteras
de las efímeras obligaciones
pero esta inclemencia voraz que siempre viene
me condena a la jaula
y aquí debo dejarlos.

***

necesitamos:
un caracol para hacele frente al olvido
una playa que haga de la libertad su antojo
un mar para devorar desgracias
algunas nubes para que tampoco sea todo tan nítido
varios abedules que cubran los secretos
y un grito
en lo posible desaforado
que no permita callarnos nunca

***

Alguna vez me sentí así, como esa silla.
Arrumbado, en un vértice enmohecido,
mientras los relojes seguían su rítmica costumbre
y el óxido se deslizaba por mi osamenta.
Sólo una gota perforaba el silencio.
Baldosas cubiertas de polvo que el recuerdo ya no abraza.
Quise dibujar con mis dedos en la pared descacarada
y solo logré hacer caer pedacitos de tu lila tan soñado.
Hoy solo sombras se han apoderado de nuestras camas.
Y esa puerta no se abre hacia ningún retorno.

***

Nunca me dejes ir
aunque tenga el pasaje de regreso.

***

amanece
sobre el pavimento un zapato rojo
una mujer ausente
luz de rouge sonrojea los bordes del cordón
una dalia
una fresia
una anémona
han quedado como testigos ignorados
de una noche infame:
todavía se huele el putrefacto de asesino seriado

***

Las calas de tus ojos
ya no las recuerdo,
en cambio sí,
aquella noche en que enhebrados partíamos estrellas


Las rosas de tu boca
ya no las venero
en cambio sí,
aquella tarde en la que el fuego nos convocó al festín
de nuestros cuerpos

***

Viuditas negras año mil novecientos cincuenta y nueve
rondando las calles Olleros, Corrientes, Jorge Newbery,
primero de noviembre música sacra
todos los santos muertos por la patria
tachos llenos de agua conservan los gladiolos
que las viuditas negras
como hormiguitas
llevan entre sus brazos
camino a la necrópolis mayor de Buenos Aires

Año mil novecientos cincuenta y nueve
Chacarita
y una larga cola de viuditas negras
esperando el ciento once de regreso
ya satisfechas

***

Me quité la ropa íntima y lo abracé
Ternura necesitaba de mi cuerpo
Nuestro color calor pintó paredes de transgresión
Qué pensaría una corola de todo esto
Sin embrago el jardín se hizo
y al acabar también se encendió la luna

***

Pájaro
Árbol
Viento
Nube
Tu piel estremecida
Mi cuerpo que la envuelve

***

Lánguido me deslizo por esa vereda
que alguna vez sufrió nuestros pasos
cuando las tardecitas de los domingos
eran helado de crema y chocolate
cuando las campanillas violáceas
se reverenciaban a nuestro paso
cuando era la muerte
separar nuestras manos

Lánguido me deslizo ahora
y convoco ecos que ya no retornan
tu sonrisa me perturba
y ese perfume tuyo que me hiere esta noche


Aníbal Jorge Sciorra (anisci)
anisci2003@yahoo.com.ar

5 comentarios:

Dora Beatriz dijo...

Anibal

Me encantaron tus poemas, noto un perfeccionamiento especial en su construcción.

Felicitaciones!!! El blog en su totalidad excelente!!!

Sigan las musas inspirándote día a día.

Dora Beatriz

Alberto Peyrano dijo...

Querido colega y amigo, es muy grato haber llegado al blog de "La máquina de escribir", hermosos tus poemas y de gran calidad los poemas de los amigos y colegas que has editado en esta presentación, por lo cual este sitio resulta ser un grato rincón para deleitarse con poesía de alto nivel.
Un abrazo, tu amigo de siempre,
Alberto

Avesdelcielo dijo...

Cada apertura de espacios para el arte es una fiesta.
Bravo por el blog.
Muchos de sus poemas me gustan por lo certeros,por el descubrimiento de mensajes de vida y amor, por el lenguaje de oficio.
Creo que en el viaje de la existencia no sólo cobran pasaje al bajar, sino que previamente hay cobro de peajes.
Y que en poesía las palabras son sólo borones sino van acompañadas de vuelo.
Saludos.
MARITA RAGOZZA

Flavio dijo...

Bravo!!! Grata sorpresa en el etereo mundo de los blogs, encontrar una "Maquina de escribir"!!! Ante tamaña gentileza literaria solo queda enviar las merecidas felicitaciones, gracias y esperar momento oportuno para un brindis y calidos abrazos. (Que sea pronto!!!) EXCELENTE!!! Gracias por tanta y buena poesia.
Flavio Gimenez. Era lunes 29 de enero en 2007.

Mariela Lorena dijo...

Querido Tío Anisci!!!
Qué hermosa sorpresa!!! Me necanta este nuevo espacio literario que creaste, me gusto mucho encontrar mis poesias en él. Tus poemas recientes son muy lindos, como todo lo que escribís.
Felicitaciones por este nuevo logro!!!
TE QUIERO MUCHISIMO!!!
Besos de tus sobrinos-nietos Flor y Maty.
Marie.