martes, 14 de abril de 2009

Carlos Carbone: Cazadores



El camarógrafo se acerca al león

es encantador ver el entusiasmo por su toma

cada vez mas cerca de su presa.


El poeta se acerca al poema

es encantador ver el entusiasmo por sus palabras

cada vez mas cerca de su presa.


El camarógrafo sigue al león.

El poeta sigue al poema.


El león merodea y de reojo mira

a su presa.


El poema merodea y de reojo siente

el calor de su presa.


El camarógrafo se queda sin aliento

cuando el león avanza sobre él.


El poeta se queda sin aliento

cuando el poema entra en él.


El león salta sobre el camarógrafo.


El poema salta sobre el poeta.


El camarógrafo huye.


El poeta no.


Carlos Carbone
ccarbone71@gmail.com

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido Carlos, impactante poema, una propuesta que no ignora esas zonas de riesgo, en la cita del poema. Te felicito amigo!
Un gran abrazo

Elisa Dejistani

Anónimo dijo...

Que bueno !! el poeta es una maquina escribiendo .besos. Alicia

patry dijo...

Bellisimo!!!!un abrazo Patricia Sibar

Elisabet Cincotta dijo...

Brillante poema, el juego de comparaciones lo hace seductor, el verso final lo magnifíca.

abrazos
Elisabet

Anónimo dijo...

Acabo de leerlo: maravilloso
un abrazo.
Carlos Levy

Anónimo dijo...

Que hermoso poema Carlos!!, me encantò y a medida que lo iva leyendo y la acciòn avanzaba, el corazòn se aceleraba. Bravo!!

Lily Chavez